La marca “Minas de Asturias” nace de la unión de tres grandes del turismo industrial en Asturias: el Museo de la Minería, el Ecomuseo de Samuño y el Pozo Sotón. Su objetivo es la difusión de este magnífico recurso turístico para acercarlo al público en general y, de este modo, poner en valor su gran transcendencia histórica, técnica y antropológica.

Su importancia turística (e histórica) es tal que, en su web, la equiparan a grandes hitos como las pirámides de Egipto, la Torre Eiffel, la Muralla China, el Empire State o el Taj Mahal. Tesoros bajo tierra, que se extienden a lo largo de 5.000 kilómetros de túneles, algunos de ellos a más de 2.000 metros bajo la superficie, y que constituyen uno de los laberintos visitables más extensos del mundo.

Las “Minas de Asturias” constituyen, además, uno de los ecosistemas más completos que existen en el mundo sobre la Revolución Industrial y, a partir de él, se pueden entender “los movimientos sociales, la transición demográfica, el crecimiento urbano, la generalización del consumo de productos y servicios, la transformación de la economía, la sociedad y la tecnología; los cambios políticos e ideológicos, las Guerras Mundiales, el nacimiento de la Unión Europea, las incertidumbres ambientales, el desarrollo de la ciencia y de la cultura”.

¿Qué posibilidades de turismo industrial nos ofrece “Minas de Asturias”?

Los tres centros que forman parte de “Minas de Asturias” suman más de dos millones de visitas y ofrecen un amplio abanico de posibilidades, aptos para todos los públicos, desde visitas a pozos (algunos reconvertidos en museos) hasta trayectos en trenes mineros o una inmersión “pico en mano” en la mina para convertirse en minero por un día llegando incluso a barrenar una galería.

El Museo de la Minería e Industria de Asturias (MUMI) ha sido calificado por el Ministerio de Cultura como “museo industrial, científico y técnico”. Fue fundado en 1994 y alberga fondos de referencia nacional e internacional en materia de fósiles, explosivos y locomotoras de vapor. Además, está desarrollando un Museo del Movimiento Obrero.

Por su parte, en el Ecomuseo Minero Valle de Samuño destacan el tren de los mineros y el emblemático Pozo de San Luis, declarado Bien de Interés Cultural. Los guías reciben a los pasajeros a 32 metros de profundidad y el tren asciende por la ribera del río hasta llegar al Pozo de Samuño, adentrándose en el Socavón Emilia para circular bajo tierra hasta el desembarque.

Finalmente, el Pozo Sotón es un punto de referencia en la prestigiosa Ruta Europea de Patrimonio Industrial (ERIH) y ha sido catalogado entre los 100 elementos más representativos del patrimonio industrial español por el Comité Internacional para la Conservación y Defensa del Patrimonio Industrial (TICCIH). Es la primera mina del mundo que ofrece a sus visitantes la posibilidad de convertirse en minero por un día y “trabajar” en la mina a 600 metros de profundidad.



Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *