El término ‘patrimonio industrial’ es bastante moderno. Si bien la Revolución Industrial se inicia en el siglo XVIII, hay que esperar hasta el año 1886 para la aparición del término ‘arqueología industrial’ y hasta 1955 para el relacionado de ‘patrimonio industrial’.

Así, según Trinder ( en su libro Industrial Archaeology de 1992), el primero en utilizar el término ‘arqueología industrial’ es Francisco de Sousa Viterbo, al referirse a la evidencia física de las industrias. Sin embargo, su estudio no se sistematiza hasta el siglo siguiente, a partir de 1955, cuando Michael Rix enfatiza la importancia de los testimonios heredados de la revolución industrial y su relevancia histórica por primera vez en un artículo impreso. De aquí surge, además, la relación entre la ‘arquitectura industrial’ y el ‘patrimonio industrial’.

El ‘patrimonio industrial’ es, por tanto, una rama muy joven del patrimonio, entre otras cosas porque los restos o bienes a los que se refiere son también bastante modernos, ya que no surgen hasta la revolución industrial.

Esto explica también la intrínseca relación de Reino Unido con los conceptos de ‘arquitectura industrial’ y ‘patrimonio industrial así como su gran implicación en su promoción. No en vano, Inglaterra fue pionera, el país en el que arrancó la Revolución Industrial hace más de dos siglos y, por tanto, ha sido también el pionero en arqueología industrial, desde hace ya más de medio siglo.

Allí, el patrimonio industrial y todo lo relacionado con la revolución industrial han pasado a ser considerados parte de su cultura, de su patrimonio, de su historia. Esta consideración del patrimonio industrial como parte del patrimonio cultural queda estipulada en la Carta de Nizhny Tagil sobre Patrimonio Industrial de 2003. Además, en las últimas décadas, la UNESCO ha ido reconociendo también el valor del patrimonio industrial.

En la actualidad, el patrimonio industrial está compuesto por dos ramas principales: la primera consiste en la conservación del patrimonio (identificación, catalogación y tutela del mismo) y la segunda se refiere a su estudio, en cuanto a investigación científica y publicación de resultados.



Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *