Beitu Albergue de Beire, una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

Las experiencias de turismo industrial van más allá de las visitas a fábricas, a museos o talleres de artesanía. El turismo industrial también puede ser práctico y formativo. Y divertido. Una buena muestra de ello son las actividades y talleres para niños que organiza Beitu Albergue de Beire.

Vista exterior de Beitu Albergue de Beire
Vista exterior de Beitu Albergue de Beire

Ubicado en la zona central de Navarra, rica en gastronomía, historia, naturaleza y con una gran tradición en la industria alimentaria, la oferta de turismo industrial del albergue de Beitu se centra, precisamente, en estos aspectos del patrimonio industrial de la zona. El objetivo es que los niños conozcan los productos agroalimentarios de primera mano, así como su proceso de elaboración y un poco de su historia.

Así, entre los múltiples talleres que Beitu Albergue de Beire ofrece, orientados al público infantil, encontramos algunos tan interesantes como “Panaderos por un día”, “Huerta” o “Semilleros”. Todos ellos, muestras claras de que existe una forma divertida de aprender sobre turismo industrial.

Panaderos por un día, una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

La primera de las actividades en la que los más pequeños de la casa podrán participar en el albergue de Beitu es la de “Panaderos por un día”. Como su propio nombre indica, este taller de turismo industrial se centra en el oficio artesanal del panadero, pero intenta ir un poco más allá a la hora de enseñar y concienciar a los niños sobre la importancia de este producto. Y es que el pan ha sido, desde hace miles de años, la base de la alimentación de nuestra civilización.

"Panaderos por un día"; una forma divertida de aprender sobre turismo industrial
“Panaderos por un día”; una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

La actividad “Panaderos por un día” se lleva a cabo en grupos de ocho a diez niños. Antes de comenzar la parte práctica del taller, se ofrece una charla sobre los beneficios del pan y los objetivos de la propia actividad. Se trata de motivarles para dar lo mejor de sí mismos y hacer el mejor pan posible, ya que ellos mismos serán quienes lo degusten posteriormente.

¿En qué consiste el taller? Muy fácil. Los niños tendrán que amasar el pan en grupo y, una vez reposado, la masa grupal se dividirá en tantos trozos como integrantes tenga ese grupo. De esa forma, cada uno de ellos podrá darle a su pan la forma que desee, siempre y cuando no sea demasiado fina y amasándola bien para que resulte esponjosa. Después, las bandejas con los diferentes panes se llevarán al horno y, tras el periodo de cocción, ¡tendrán su propio pan listo para comer!

Actividades de turismo industrial en torno a la agricultura

Las otras dos actividades que mencionábamos entre la extensa oferta de Beitu Albergue de Beire están relacionadas con la agricultura y el trabajo en la huerta. La primera de ellas, de hecho, recibe precisamente ese nombre: “Huerta” y su lema reza “¡Coge la azada y empecemos la jornada!”.

En este caso, por tanto, los niños aprenderán otro oficio tradicional: el del agricultor, cada vez más desconocido en la sociedad actual en la que los niños no conocen el origen de los alimentos ni la forma en que habitualmente se presentan en la naturaleza.

La huerta, escenario de varias actividades divertidas para aprender turismo industrial
La huerta, escenario de varias actividades divertidas para aprender turismo industrial

Así, gracias a esta actividad, los niños podrán acercarse al mundo rural y aprenderán cómo funciona el proceso de recolección de las plantas, así como su proceso de mantenimiento. Y lo harán de una forma muy sencilla y comprensible: utilizando una botella de plástico que llenarán con turba y en la que plantarán una lechuga que, posteriormente, deberán regar y cuidar. ¡No nos digáis que no es una forma divertida de aprender sobre turismo industrial!

Finalmente, la actividad “Semilleros” se realiza en varios grupos. Cada grupo tomará un semillero, varias semillas y turba. Con esta última se rellenarán los alrededor de 200 agujeros del semillero y plantarán, en cada uno de ellos, una semilla, que se cubrirá posteriormente con turba y se regará. Cada semillero incluirá su fecha de realización y se irá cuidando por diversos grupos hasta que surja la planta correspondiente.

¿Buscáis actividades interesantes, educativas y divertidas para vuestros hijos? ¿O para la escuela? ¡En Beitu Albergue de Beire estarán encantados de recibiros!


Dos proyectos de turismo industrial españoles, finalistas de las European Heritage Stories

El turismo industrial español está de enhorabuena. Y es que, de entre los diez finalistas de las 2019 European Heritage Stories, hay dos proyectos de turismo industrial españoles. Un hecho que demuestra no solo la gran riqueza patrimonial de España, sino también la creatividad y lo interesante de sus propuestas de turismo industrial.

Este año, en la segunda edición de la iniciativa “Call for European Heritage Stories”, han participado un total de 80 proyectos de toda Europa. De entre todos ellos, diez han sido los elegidos que recibirán una beca de 10.000€ con el objetivo de “apoyar un desarrollo más profundo y originar un cambio positivo en sus comunidades”.

El proyecto de las European Heritage Stories surgió en abril de 2018 con el objetivo de invitar a los individuos y a los grupos patrimoniales de las comunidades en torno a las European Heritage Stories a contar historias sobre patrimonio local. Entre los más de 160 proyectos que, en la actualidad, pueden encontrarse en su página web, encontramos desde excavaciones arqueológicas hasta exposiciones para preservar edificios históricos, así como comunidades participativas que presentan una gran variedad de ideas para ayudar a conservar y compartir los tesoros culturales europeos.

De entre todos ellos, estos han sido los diez finalistas de la edición 2019 de las European Heritage Stories, que han resultado merecedores de las becas de este año y participarán en una ceremonia especial en el mes de octubre durante la asamblea anual de los European Heritage Days en Estrasburgo presentando sus proyectos:

1.- Mosaicos de Nolla – Un Patrimonio que Conservar (España)

El primero de los dos proyectos españoles premiados nos lleva hasta la provincia de Valencia, hasta la Fábrica de Mosaicos de Nolla. Sus cerámicas, producidas en los años 60 del siglo XIX, han decorado paredes y fachadas de edificios de todo el mundo. Ahora, una historia en torno a la artesanos del mosaico constituye la base del proyecto “Nolla’s Mosaics – A Heritage to Preserve”, organizada por el Centro de Investigación y Difusión de la Cerámica de Nolla, con el objetivo de preservar esta tradición a lo largo y ancho de Europa.

Nolla's Mosaics - A Heritage to Preserve (Spain)
Nolla’s Mosaics – A Heritage to Preserve (Spain)

2.- El Día del Arte Rupestre Europeo: Celebrando el primer Día del Arte Europeo (España)

El segundo de los proyectos de turismo industrial españoles premiados por las European Heritage Stories viene de la mano de la Asociación Europea Caminos de Arte Rupestre Prehistórico. Su propuesta es la celebración de un evento especial como añadido a las actividades de los European Heritage Days en España y que complementa el tema de este año “Artes y Entretenimiento”.

Cartel del
Cartel del “European Rock Art Day”, finalista de las 2019 European Heritage Stories

El día marcado para la celebración es el 9 de octubre de 2019 en torno a la ruta cultural de los Caminos del Arte Rupestre Prehistórico. ¿El objetivo? Extender el conocimiento de una de las formas de arte europeas más antiguas, a través de un completo programa de exposiciones, talleres para niños, publicaciones online e impresas, así como conferencias.

3.- Respirando vida en el Jokiniemi y el Stenkulla Rock (Finlandia)

El Stenkulla Rock es el documento tangible más antiguo en torno al desarrollo social, cultural y natural del distrito de Jokiniemi en Vantaa (Finlandia). Este parque arqueológico abrió sus puertas en el año 2017 e incluye un amplio número de historias y testimonios de colonos internacionales. El proyecto propone la publicación de un libro.

4.- “Gente del mar”: memorias pasadas para futuros sostenibles (Italia)

El cuarto de los proyectos de turismo industrial finalistas de las 2019 European Heritage Stories viene de Italia. Se trata de una historia muy reseñable que ofrece, además, una nueva y original perspectiva en torno al patrimonio de la industria pesquera en el centro de Italia. “Sea People: Past Memories for Sustainable Futures” da voz a los pescadores, a aquellos cuyas vidas y trabajo se han visto afectados por la introducción de los barcos a motor.

En este caso, el objetivo del proyecto es incrementar la consciencia en torno a los problemas de sostenibilidad que atraviesan todos los países europeos.

5.- Pirateo patrimonial (Eslovenia)

La asociación Idrija 2020 tiene como misión revivir la historia de la ciudad minera de Idrija, en Eslovenia. Se trata de un sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO que ha inspirado la creación de un Laboratorio de Patrimonio (HeritageLab) para que los jóvenes creativos puedan elaborar sus propios productos y servicios inspirados en este patrimonio industrial.

6.- El papel de Brunssum escondiendo niños judíos durante la II Guerra Mundial (Holanda)

El equipo del Heemkundevereniging Brunssum ha desarrollado un proyecto en torno a las historias y experiencias de Brunssum en la Segunda Guerra Mundial. La beca será destinada a revelar las historias en torno a este tema, a través de visitas autoguiadas tanto para peatones como para ciclistas.

7.- Memorias de tu vivienda (Irlanda)

En el número 14 de Henrietta Street, en Dublín, existe un museo dedicado a investigar la vida de los edificios de los siglos XIX y XX. El proyecto recolectará las historias de vida en torno a estos edificios de viviendas.

8.- El renacimiento de Stone Village (Serbia)

El proyecto de la Fundación Arquitecto Aleksandar Radovic se centra en restaurar, proteger y compartir el patrimonio tangible e intangible de Stone Village (literalmente, “aldea de piedra”), situada en Gostusa, al sudeste de Serbia. El proyecto conecta a diferentes generaciones e inspira una colaboración que cruza fronteras.

9.- Mucha gente – Muchos puntos de vista (Macedonia)

El proyecto macedonio “Many people – Many views” trabaja con pacientes del hospital psiquiátrico Demir Hisar para promover la diversidad y la inclusión de distintos grupos sociales. Una exposición y varios talleres ofrecerán una perspectiva alternativa sobre el impacto de distintas culturas en el paisaje cultural local a lo largo de la historia.

10.- La belleza de Montenegro en tus huellas dactilares (Montenegro)

El último de los diez proyectos finalistas de las 2019 European Heritage Stories está inspirado por los tesoros naturales y culturales de Montenegro. Partiendo de ellos, la Biblioteca Estatal de Montenegro ha desarrollado un proyecto orientado a los disminuidos, especialmente pero no exclusivamente visuales. En definitiva, se trata de mejorar la inclusividad de este patrimonio que conecta distintas zonas de Europa.


La provincia de Cádiz, un paraíso del turismo industrial

Si te gusta el turismo industrial, la provincia de Cádiz es un verdadero paraíso para practicar este tipo de turismo. No es de extrañar ya que esta zona de Andalucía es muy rica, no solo en paisajes, sino también en historia y tradición. Es una zona muy completa y compleja, prácticamente única en la conjunción de sus recursos turísticos.

Conocida habitualmente como destino de sol y playa, lo cierto es que la provincia de Cádiz es mucho más. Cuenta con una gran variedad de espacios naturales, entre los que se incluyen seis parques naturales, así como con una amplia oferta de turismo cultural y gastronómico, y todo un abanico de industrias, muchas de las cuales ofrecen experiencias de turismo industrial.

Por ejemplo, es imposible hablar de la provincia de Cádiz y su magnífica oferta de turismo industrial sin hablar de su ruta del vino y de los vinos de Jérez, que suman 3.000 años de historia y que han sido un importante elemento en el desarrollo económico de esta provincia andaluza.

Como tampoco podemos dejar de hablar de la crianza de caballos y de las ganaderías, otros dos puntales económicos de la provincia de Cádiz.

¿Qué otras industrias importantes podemos encontrar en la provincia de Cádiz que harán las delicias de los viajeros industriales? Por ejemplo, el antiguo arte de las almadrabas y todas las industrias relacionadas con el atún rojo, entre las que se incluyen también el Museo del Atún o el Centro de Interpretación del Atún de Almadraba, así como las conserveras.

O las salinas, las almazaras, las queserías artesanales, los molinos de harina tradicionales, los artesanos de cerámica, marroquinería, cerería o textil; la industria naval y aeroespacial, la petroquímica y la logística, sin olvidar tampoco las energías renovables, la litografía, las empresas de dulces y helados artesanos, las dedicadas al jamón, a la miel o a las muñecas, entre otras muchas.

Si te gusta vivir nuevas experiencias y conocer mejor la historia y la tradición de los lugares a los que viajas, no lo dudes, la provincia de Cádiz es todo un paraíso para los amantes del turismo industrial.


El Plan de Patrimonio Industrial: orígenes y primeras actuaciones

Si bien hoy en día el patrimonio industrial está perfectamente reconocido y cuenta con sus propias figuras de protección en nuestro país, no siempre fue así. El inicio de la regulación legal del patrimonio industrial puede situarse en un documento, el Plan de Patrimonio Industrial, cuya redacción definitiva fue aprobada en 2001 y hoy en día sigue vigente.

En todo caso, el verdadero inicio de la regulación legal del patrimonio industrial español arranca un par de años antes, en 1999, con la campaña “Europa, un patrimonio común” del Consejo de Europa. El objetivo de dicha campaña era sensibilizar sobre el patrimonio industrial y, a partir de ella, se toman varias medidas que en España terminarán por conducir a la elaboración del Plan de Patrimonio Industrial.

El primer texto que se redacta en nuestro país es un documento breve. Enseguida se detecta la necesidad de realizar un somero diagnóstico sobre la situación del patrimonio industrial nacional así como sus especiales características y necesidades en lo relativo a conservación y restauración.

Con la experiencia positiva del Plan de Catedrales y el apoyo legal de la Ley 16/85 de Patrimonio Histórico, la necesidad de un Plan nacional de patrimonio industrial queda patente desde el primer momento. El primer obstáculo para convertirlo en realidad será definir y enmarcar cronológicamente el patrimonio industrial.

Así las cosas, la primera definición de patrimonio industrial es, curiosamente, una definición de lo que no es patrimonio industrial. Todo esto en un momento histórico en el que en muchas comunidades autónomas solo tienen protección legal aquellos elementos relacionados con la ciencia o la técnica, y bienes industriales de gran antigüedad (preindustriales o protoindustriales, con más valor etnográfico que industrial).

En este contexto surgirá la primera definición verdadera de patrimonio industrial: “es el resultado de una determinada relación social, la capitalista, y con un concreto sistema tecnológico, la mecanización”. Así, el patrimonio industrial queda enmarcado entre mediados del siglo XVIII y la década de los 60 del siglo XX. Una definición más aproximada que, sin embargo, deja fuera algunos elementos de patrimonio industrial como el molino de marea.

Nacimiento del Plan de Patrimonio Industrial

Y así es como, en el año 2000, se presenta el documento base del plan en la sesión del Consejo de Patrimonio que tuvo lugar en Toledo en el mes de diciembre. Allí se forma la Comisión delegada que se encargará, de aquí en adelante, de estudiar la viabilidad del plan; y se designarán los representantes de las seis comunidades autónomas que representarán al resto así como los técnicos y expertos en la materia elegidos por el Instituto de Patrimonio Histórico Español (ahora Instituto del Patrimonio Cultural de España).

La primera reunión de la Comisión tuvo lugar en febrero de 2001 y, en ella, además de quedar constituida oficialmente, se comenzó a discutir el documento base del Plan de Patrimonio Industrial. Así, se habló sobre criterios de identificación, selección y e intervención en bienes industriales, de la clasificación de estos por sectores y de los contenidos de sus planes directores. Otros puntos de interés de esta reunión son la necesidad de un inventario general, de una página web y de crear intervenciones piloto.

La segunda reunión de la Comisión llegaría en el mes de abril de 2001. En ella se discutiría la versión final del documento y se aprobaría definitivamente. Dicho documento se presentaría posteriormente en la reunión del Consejo de Patrimonio Histórico que ese mismo mes tendría lugar en Úbeda y Baeza, donde se aprobaría el texto que hoy en día continúa vigente.

La tercera reunión de la Comisión sería ya el año siguiente, en el mes de marzo de 2002. En ella se incorpora un nuevo miembro en representación de Castilla La Mancha y la comisión queda ahora compuesta por siete representantes autonómicos y siete miembros de la ponencia técnica. Es en esta reunión cuando se inician los trámites de protección de los bienes industriales españoles presentados por cada una de las comunidades autónomas para su inclusión en el Plan de Patrimonio Industrial, además de constituirse la Secretaría permanente de la Comisión en el IPHE.

Dos meses después tendría lugar la cuarta reunión de la Comisión, esta vez en el IPHE, en la que se seleccionaron 49 propuestas como primeras actuaciones del Plan de Patrimonio Industrial. Este listado se considera el primer paso para la realización de un inventario completo de los bienes de patrimonio industrial españoles.

Primer listado de patrimonio industrial de España

Por comunidades, los bienes industriales que forman parte de este primer listado de patrimonio industrial de España fueron:

  • Andalucía: fábrica azucarera de Nuestra Señora del Pilar, en Motril; Minas de Río Tinto; Altos Hornos de Marbella, y la Real fábrica de hojalata de Juzcar.
  • Asturias: Pozo Santa Bárbara, en La Rabaldana; fábrica de gas y electricidad de Oviedo, y el Salto de Grandas de Salime.
  • Cantabria: Complejo siderúrgido de La Cavada; paisaje minero de Reocín, y embarcadero mineral de Dicido, en Mioño (Castro Urdiales).
  • Castilla La Mancha: Real Fábrica de metales de San Juan, en Riopar; zona minera de Puertollano, y Real fábrica de paños de Brihuega.
  • Castilla y León: conjunto de la cuenca minera de Sabero, y aserradero mecánico de Valsaín.
  • Cataluña: fábrica Miralda de Manresa; fábrica de cementos Asland del Clot del Moro; colonia Sedó de Esparraguera, y colonias industriales del Llobregat.
  • Extremadura: harinera de Plasencia; minas de Aldea Moret y bodega de Almendralejo.
  • Galicia: fábrica de conserva y factoría ballenera Massó; centrales hidroeléctricas del río Tambre; viaductos “Madrid” y “Pontevedra” del ferrocarril en Redondela, y astilleros navales del Arsenal de Ferrol.
  • Madrid: Talleres del conjunto de Nuevo Baztán; canal de Isabel II, presa del Pontón de la Oliva y central eléctrica de Torrelaguna; Real Fábrica de Tapices, y la antigua fábrica de harinas “La Esperanza” de Alcalá de Henares.
  • Murcia: Paisaje minero de La Unión y Cartajena; embarcadero mineral del Hornillo, en Águilas, y arsenal de Cartagena.
  • Navarra: El Trujal, en Cabañillas, y en estudio, las centrales eléctricas del río Irati.
  • País Vasco: Draga Jaizkibel, en Pasaia; coto minero de Irugurutzeta; Alto Horno I de los Altos Hornos de Vizcaya, en Sestao, y las Salinas de Añara.
  • La Rioja: Real Fábrica de Paños en Ezcaray, en estudio.
  • Valencia: El Molinar, en Alcoy; antigua estación del Grao, en Valencia; fábrica de la seda de Almoines, y fábrica de tabacos de Valencia.

Las comunidades autónomas de Aragón y Baleares, así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no habían presentado aún sus propuestas; mientras que las de las islas Canarias continuaban en estudio.

Finalmente, junto a estos 45 elementos de patrimonio industrial antes citados, la lista se completa con otros cuatro que ya formaban parte de las actuaciones puestas en marcha dentro del Plan de Patrimonio Industrial en el IPHE. Estos son el conjunto minero de Almadén, la fábrica de artillería de Sevilla, los poblados ferroviarios y el Canal de Castilla.


Cinco rutas de turismo industrial en Euskadi

El País Vasco cuenta con un rico patrimonio industrial que podemos aglutinar en distintas rutas. De entre ellas, hemos seleccionado estas cinco rutas de turismo industrial en Euskadi que os ayudarán a conocer mejor el pasado y el presente industrial de esta zona del Norte de España.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Montes de Hierro – Burdinmendi

La primera de las rutas que os proponemos se centra en el patrimonio minero, testigo del pasado minero de esta zona de Euskadi. Recorriendo la Vía Verde Montes de Hierro – Burdinmendi podremos conocer en primera persona la historia de una zona que contribuyó a crear el conocido como Gran Bilbao, recorrer la antigua línea de tren entre Castro y Traslaviña, aproximarnos al proceso de extracción del hierro que llegó incluso a ser descrito en las obras de Shakespeare, caminar por galerías subterráneas y llegar hasta la mismísima Ría de Bilbao. En total, 40 kilómetros de vía verde que, además, entroncan con otras vías verdes en las que seguir descubriendo la historia y la tradición de esta zona del País Vasco.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: El Latido de las Ferrerías de Legazpi

Continuando con el hierro, nuestra siguiente propuesta nos lleva precisamente al siguiente paso de su proceso industrial: las ferrerías. En el municipio guipuzcoano de Legazpi, y más concretamente en sus barrios rurales de Brinkola y Telleriarte, podremos conocer unos trabajos que llevan desarrollando desde hace más de un milenio. Desde sus inicios en Legazpi, en las ferrerías de viento de los montes (más conocidas como haizeolas), pasando por su traslado junto a los ríos con la introducción de la rueda hidráulica. Ahí llegaría la Edad de Oro del Hierro en Legazpi con un total de 15 ferrerías en torno al río Urola.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: La Cultura Industrial por Guipúzcoa

Y seguimos por la provincia de Guipúzcoa aunque, en este caso, hablamos de una ruta más amplia y no centrada únicamente en el hierro. El recorrido se compone de diez espacios museísticos que nos acercarán a distintos sectores dentro del turismo industrial: el cemento, la industria  naval, la minería, las ferrerías, las comunicaciones, la industria alimentaria, etcétera.

En concreto, la ruta nos llevará a visitar: el Museo Naval de Donostia – San Sebastián, el Museo Cemento Rezola, el Museo Gorrotxategi de confitería, el viaducto de Ormaiztegi, el Parque Cultural de Zerain, el Ecomuseo de la Sal de Leintz-Gatzana, el Museo de la Máquina-Herramienta El Goibar, el Museo Vasco del Ferrocarril, el Conjunto de la Ferrería y Molinos de Agorregi, el Valle del Hierro y el Museo del Hierro Vasco.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Ruta por El Abra

Esta cuarta ruta de turismo industrial que os proponemos en el País Vasco se centra en el entorno de la desembocadura de la Ría de Bilbao. Aquí podremos conocer mejor esta arteria en torno a la que han convivido industrias navales, siderúrgicas y del hierro.

La principal atracción turística de esta ruta es, sin ninguna duda, el Puente Colgante de Bizkaia, pero también podremos ver otros lugares no menos interesantes que aquél, como son: el Fuerte de la Galea, el Faro de la Galea, el molino de viento Aixerrota, el Puerto Viejo de Algorta, el núcleo pesquero de Getxo, la casa de Náufragos (Faro de Arriluze) o las Galerías de Arriluze, entre otros muchos.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Vía Verde de Arditurri

Nuestra última ruta de turismo industrial transcurre en paralelo al río Oiartzun y nos permite conocer mejor la historia y las tradiciones de esta comarca de tradición minera. Se trata, en realidad, del antiguo recorrido ferroviario que unía las minas de Arditurri y el puerto de Pasajes y que, actualmente, puede realizarse desde dos puntos de partida: Pasajes Antxo y Lezo.

A través de la ruta, podremos contemplar distintos ejemplos de arquitectura industrial: molinos, ferrerías, torres, las minas de Arditurri, el Centro Geológico de Luberri y el Txoko de la Música popular de Soinuenea, entre otros.


La Lista Europea de Patrimonio Industrial, ruta oficial del Consejo de Europa

Se anunció en mayo y se espera que la decisión sea ratificada en el mes de octubre, en Sibiu (Rumanía). La Lista Europea de Patrimonio Industrial ha sido oficialmente declarada “Ruta Cultural del Consejo de Europa”, una gran noticia para el turismo industrial que apenas tenía representación hasta el momento.

En la actualidad, el Consejo de Europa cuenta con 38 rutas culturales reconocidas. Sin embargo, de entre todas ellas, solo una representa a un tipo de turismo tan emergente como es el turismo industrial. La pionera, en este sentido, fue la Ruta del Hierro de los Pirineos, de la que os hablamos hace poco en este mismo blog.

De este modo, la Lista Europea de Patrimonio Industrial será la segunda ruta de turismo industrial que entre a formar parte de tan prestigiosa lista. En palabras, de la propia organización de ERIH, “la ruta paneuropea refleja la historia común y la identidad cultural del continente, e invita a sus visitantes a redescubrir la riqueza y diversidad patrimonial de Europa a través de una gran variedad de rutas temáticas”.

Se cubre así un importante vacío, gracias a los más de 1800 sitios de patrimonio industrial que incluye actualmente la lista ERIH y que abarca todos y cada uno de los países del continente. Entre los representantes españoles encontramos, por poner solo algunos ejemplos, lugares tan importantes como el Parque Minero de Almadén, el Parque Minero de Ríotinto, Pozo Sotón, el Museo de Cemento Rezola, el Puente de Bizkaia o el Puerto de Sagunto.


XVII edición de las Jornadas de Patrimonio Industrial Rhine-Main

La importancia del patrimonio industrial sigue patente también en verano. Este mes de agosto, desde el día 3 hasta el 11 se celebra la XVII edición de las Jornadas de Patrimonio Industrial Rhine-Main.

El evento se extenderá por un total de 53 ciudades y contará con 150 sitios anfitriones en torno a los que se articulará un completo programa que consta de casi 200 eventos. Desde parques tecnológicos hasta visitas guiadas a infraestructuras de transporte, puertos, recorridos en distintos medios de transporte y presentaciones al aire libre, entre otros.

Este año, además, la cita estará muy influenciada por el centenario de la Bauhaus. Pero, además, esta XVII edición nos permitirá poder acceder a algunos lugares de patrimonio industrial que nunca antes han abierto sus puertas al público, lo que hace la cita aún más atractiva que de costumbre.

No obstante, si no puedes acercarte durante los días de la celebración, los monumentos más importantes de esta ruta, que forma parte de la Lista Europea de Patrimonio Industrial, son visitables durante la mayor parte del año. Y no solo como ruta articulada, sino también de forma individual.


Turismo industrial en Alicante: siete ideas para aprovechar las vacaciones

Una opción perfecta para disfrutar al máximo de las vacaciones es practicar turismo industrial. Actividades y experiencias en torno a artesanos y fábricas, tanto antiguas como en funcionamiento, con las que pasar un rato divertido en familia y, al mismo tiempo, aprender. Si eres de los que buscan planes alternativos con los que complementar tus vacaciones y/o para aprovecharlas aún más, te proponemos siete experiencias de turismo industrial en Alicante y su provincia.

Turismo industrial en Alicante: turismo gastronómico

Si hablamos de turismo industrial, uno de los sectores más destacados y que más visitas mueven es el turismo gastronómico. La posibilidad de aprender más sobre los productos típicos de cada zona (y de degustarlos, claro) es una gran tentación para quienes gustan de este tipo de turismo.

No solo eso, el turismo gastronómico es una apuesta segura tanto para los niños como para los mayores, con la que seguro triunfaréis si buscáis una experiencia ideal para toda la familia. En este sentido, por supuesto, la provincia de Alicante tiene mucho que ofrecer. Por nuestra parte, os vamos a hacer dos sugerencias, aunque la lista podría llegar a ser casi infinita.

Comenzamos nuestras propuestas de turismo industrial en Alicante con un producto típico de esta zona y que, sobre todo, triunfa en las casas cada vez que llega la Navidad. Hablamos, por supuesto, del turrón de Alicante. Para conocer de primera mano su proceso de elaboración, las materias primas que se utilizan para crearlo, así como algunas curiosidades en torno a este y otros productos similares, no dejéis de visitar la fábrica de Turrones El Artesano en la localidad de Jijona.

Nuestra segunda propuesta de turismo gastronómico es también dulce, aunque en este caso no tiene que ver directamente con la Navidad. Un producto artesanal poco conocido pero que endulza muchos hogares es la miel. En Villena, a solo 60 kilómetros de la ciudad de Alicante, encontramos Miel La Piquera, una empresa familiar de apicultores profesionales. Allí podremos aprender un montón de datos curiosos sobre las abejas y su gran importancia para la vida; pero también degustar su fantástica miel, apadrinar una colmena o hacer un curso de apicultura.

Turismo industrial en Alicante: enoturismo

En realidad, el enoturismo es también una forma de turismo gastronómico, pero hemos querido separarlo por dos motivos. El primero, la gran importancia que el turismo de bodegas tiene en nuestro país. El segundo, que a diferencia de las propuestas anteriores de turismo industrial, el enoturismo se dirige a un público más adulto por lo general.

En la provincia de Alicante encontramos también un montón de opciones interesantes que harán las delicias de los enoturistas. Entre ellas, hemos seleccionado dos. Por un lado, las Bodegas Monóvar, ubicadas en la localidad del mismo nombre, y que cuentan con una amplia oferta de turismo industrial.

Así, en las Bodegas Monóvar podrás hacer una visita guiada a las instalaciones de la bodega, descubrir sus métodos de fabricación, degustar sus vinos, descubrir sus secretos y su historia; así como hacer una visita especial con “maridaje gastronómico” incluido.

Nuestra segunda propuesta de enoturismo en la provincia de Alicante es más que una bodega. Se trata del Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa. Este museo bodega cuenta con una vinoteca y un museo del vino. En la primera se desarrolla todo un programa de catas degustación y, en el segundo, tendréis oportunidad de ver más de 47.000 botellas de vino diferentes, procedentes de más de una veintena de países y algunas de las cuales datan del siglo XVIII.

Turismo industrial en Alicante: otras propuestas para toda la familia

Más allá del turismo gastronómico en general y el enoturismo en particular, en la provincia de Alicante tenemos otras muchas propuestas de turismo industrial que harán las delicias de toda la familia. Entre ellas, de nuevo, hemos hecho nuestra pequeña selección.

Nuestra primera propuesta en este sentido es una propuesta de turismo industrial dirigida especialmente a los niños (y a quienes se sienten como tales). En la provincia de Alicante encontramos el Museo Valenciano del Juguete, concretamente en la localidad de Ibi. Aquí encontraremos una gran colección de juguetes de gran valor y interés. Además, de martes a viernes podremos realizar visitas guiadas a la colección y volver a rememorar nuestra infancia.

La segunda experiencia de turismo industrial que os proponemos gira en torno a otro de los productos típicos de la provincia de Alicante. En este caso, hablamos del calzado, una industria artesanal que podremos conocer en profundidad si visitamos la Fábrica de Calzado Salvador Artesano, la fábrica de calzado artesanal más grande de toda Europa.

Y terminamos nuestro recorrido de actividades de turismo industrial en Alicante con una propuesta más general, en la que podremos hacer un repaso por las diversas industrias y comercios de la provincia. Esta oportunidad única nos la brinda el Museo Comercial e Industrial de Alicante y provincia. Ubicado en la población de Novelda, en él podremos hacer un viaje por las nueve comarcas alicantinas, a través de su industria y de su comercio. ¡Una oportunidad que no podéis dejar pasar!


Ruta del Hierro de los Pirineos

La Ruta del Hierro de los Pirineos es una de las 38 rutas culturales que, actualmente, recoge el Consejo de Europa. El recorrido, que transcurre a través de los tres países pirenaicos (España, Francia y Andorra) es, en realidad, un recorrido por el rico patrimonio en torno al hierro con que cuenta esta zona del sur de Europa.

Los Pirineos son una región de gran tradición en la producción de hierro. Durante siglos, esta actividad económica ha generado riqueza en esta zona y aún quedan vestigios de la gloria de épocas pasadas, tanto en la montaña como en las zonas rurales.

Así, la actividad industrial llevada a cabo durante tantos años ha dejado en los Pirineos, como resultado, un patrimonio industrial muy importante. Dentro de éste, destacan minas, hornos de carbón y trabajos de herrería, a los que hay sumar la arquitectura derivada de estos oficios que incluye también las viviendas de los trabajadores, así como algunas esculturas contemporáneas.

Gracias a la Ruta del Hierro de los Pirineos, tendremos ocasión de aprender sobre la transformación y comercialización de este material entre los siglos XVII y XIX. Un interesante recorrido a través de escenarios de montaña que combina, a la perfección, la cultura y la historia industrial. Algunos de sus lugares más destacados son el museo – centro de interpretación del hierro Farga Rossell; la mina de los leones; la carretera de los ‘arrieros’ y la Ruta de los Hombres del Hierro; la iglesia de Sant Martí de la Cortinada y el Museo Casa d’Areny-Piandolit.

Además, hasta el 31 de diciembre de este año 2019, podremos acercarnos también a esta ruta mediante una exposición itinerante del Museo de la Ciència i la Tècnica de Catalunya que cambia de ubicación cada mes e irá recorriendo distintas poblaciones que forman parte de la Ruta del Hierro de los Pirineos.


Radiografía del turismo industrial

¿Cuál es la situación actual del turismo industrial y de las empresas que ofrecen experiencias en torno al patrimonio industrial? Para responder a esta pregunta, la Red Europea de Patrimonio Industrial (ERIH) y la Regionalverband Ruhr llevaron a cabo el año pasado una encuesta conjunta entre varios operadores de patrimonio industrial de Europa.

La vocación de la encuesta es adquirir una periodicidad anual, de forma que cada año pueda evaluarse la situación del sector así como su evolución. Mientras tanto, en esta primera tentativa, participaron 80 operadores de patrimonio industrial, de entre los 275 contactados. Pese a que ambas redes esperaban una mayor participación inicial, “las respuestas recibidas tienen una calidad suficientemente alta y significativa que permite evaluarlas estadísticamente”.

Las empresas de turismo industrial, en cifras

Según el Barómetro del ERIH, el 50% de los sitios de patrimonio industrial eran de titularidad pública, el 28% estaban dirigidos por organizaciones privadas y un 20%, por fundaciones. Independientemente de esto, casi todos ellos dependen de subsidios y ayudas públicas para financiarse, ya que en el 40% de los casos los ingresos cubren menos del 20% de sus costes operativos, y solo en el 21% los ingresos cubren un porcentaje superior al 80% de dichos costes.

En lo que respecta a los meses o temperadas de apertura, el 79% de los operadores de turismo industrial que contestaron a la encuesta abrían todo el año; mientras un 21% tenían una apertura estacional o limitada en cuanto a temporada.

Respecto a sus plantillas, el 43% tiene entre 1 y 5 empleados a jornada completa; el 23% entre 11 y 20, y solo el 9%, más de 50.

Así son los turistas industriales

Si nos centramos en el perfil tipo del turista industrial, según los datos del Barómetro veremos que, por lo general, los lugares y empresas dedicados al patrimonio industrial se dirigen a sectores muy amplios de población. Así, el 98% dice enfocarse al público general y el 90%, a las familias.

No solo eso, el 94% de los sitios dedicados al turismo industrial dice perseguir una importante misión formativa y, para ellos, los estudiantes son un público objetivo de gran importancia. Así, las empresas de patrimonio industrial, prefieren como público o valoran muy positivamente a los siguientes tipos de turistas industriales: mayores de 50 años (85%), gente joven (71%), viajeros con objetivos formativos (70%) y los grupos que viajan por congresos, reuniones y otros motivos laborales (63%).

Es más, debido a su gran atractivo, la encuesta demuestra que el patrimonio industrial tiene un atractivo que transciende lo regional: el 60% de sus visitantes proceden de su misma región, el 30% de otras regiones del mismo país y un 10%, ¡son turistas internacionales!

En todo caso, el número de turistas o visitantes de cada empresa dedicada al turismo industrial consultada varía. Entre otras cosas, depende de la ubicación, del tamaño o del atractivo de la experiencia ofertada. En cualquier caso, los números generales vienen creciendo de forma continua y constante durante los últimos tres años. Si hablamos de cifras generales, el 21% de las empresas reciben menos de 10.000 visitantes; el 28%, entre 10001 y 25000; el 22%, entre 25001 y 100000; otro 22%, entre 100001 y 500000, y solo un 7% recibe más de medio millón de visitantes.

Perspectivas muy positivas para el turismo industrial

En todo caso, preguntados por las perspectivas futuras en el sector, la mayoría de los lugares de patrimonio industrial son muy optimistas y consideran su propia oferta “muy atractiva y competitiva”. Así, el 69% de ellos creen que la tendencia de turistas industriales seguirá siendo buena o muy buena, y el 68% califican su propia competitividad como buena o muy buena.

Finalmente, en lo que respecta a las medidas y actividades planificadas por estas empresas para los meses subsiguientes, las más frecuentes son las concernientes al marketing, el desarrollo de nuevas ofertas orientadas a lo experiencial, una mayor orientación hacia el cliente o la introducción de mejoras en la comunicación de su oferta turística.

Fuente: ERIH


Ferias de turismo industrial que no te puedes perder

Más allá de las ferias de turismo generalistas, en la Península hay varias ferias de turismo industrial que no te puedes perder. Algunas de ellas abarcan todas las vertientes y sectores que se incluyen en este tipo de turismo, mientras otras se enfocan en aspectos más concretos como el enoturismo o el turismo minero.

Ferias de turismo industrial generales

Quizá la feria de turismo industrial más importante de España sea B-Travel. Sí, ya sabemos que se trata de una feria de turismo generalista, pero tiene un foco muy importante puesto en el turismo industrial. De hecho, ya os contamos que la edición de este año se centraba en tres aspectos diferentes del turismo y uno de ellos era el turismo industrial. La parte de la feria dedicada a este tipo de turismo tenía no solo su propia denominación, B-Industrial, sino un amplio programa de eventos dedicados al turismo industrial.

En todo caso, más allá de la relevancia de B-Travel y el importante papel que ésta otorga al turismo industrial, también encontramos ferias dedicadas única y exclusivamente a este tipo de turismo. Es el caso, por ejemplo, de la Feria Ibérica del Turismo Industrial que se celebra cada año en la población portuguesa de Guarda y ha celebrado este año su sexta edición.

Por su parte, la provincia de Sevilla, una de las más activas en lo relativo a turismo industrial, además de haber creado sus propios premios de turismo industrial, también organizó en octubre de 2018 su propia feria de turismo industrial. Una iniciativa que, por supuesto, aspira a tener continuidad en el tiempo y que este año tendrá lugar entre los días 18 y 20 de octubre.

En todo caso, no todos los intentos de poner en marcha ferias de turismo industrial han conseguido establecer dicha continuidad. Por mencionar algunos casos puntuales, tendríamos la I Feria Ibérica de Turismo Industrial que celebró Talavera de la Reina en el año 2011, o la Feria de Turismo Industrial o Minero Industrial que acogió Almadén en el año 2016.

Ferias de turismo industrial específicas

Junto a las anteriormente mencionadas ferias de turismo industrial en general, también encontramos varias más enfocadas en uno o varios de sus aspectos. Es el caso, por ejemplo, de la ya consolidada Feria de turismo minero e industrial (FETUMI), que se celebra en Asturias impulsada principalmente por Pozo Sotón y que este año ha celebrado su cuarta edición.

Pero también es el caso de la Feria Modernista de Tarrassa, organizada por el Ayuntamiento de dicha población y que este pasado mes de mayo celebró su XVII edición. En ella se dan cita artesanos y otros profesionales que nos permiten volver, de algún modo, al pasado y recrear el pasado modernista de Tarrassa.

En todo caso, si hablamos de ferias de turismo industrial enfocadas en un sector concreto es indudable que las más numerosas, al menos en nuestro país, son las ferias de enoturismo. Si bien podríamos mencionar muchas más, en esta ocasión hemos seleccionado dos. De hecho, la primera de ellas es todavía un proyecto, eso sí, con vocación internacional. Hablamos de la Feria Internacional de Enoturismo (FINE) de Valladolid, cuyo pistoletazo de salida será los días 12 y 13 de febrero del año próximo.

Mientras tanto, no queremos dejar de mencionar otra feria de enoturismo, también en la provincia de Valladolid. Se trata de la Feria de Enoturismo de Medina del Campo, una cita ya consolidada que suma cinco ediciones y que suele tener lugar en el mes de mayo.


Museos del Vino, otra forma de hacer turismo industrial

Más allá de las visitas a bodegas y las catas de vino, las visitas guiadas a museos del vino son otra opción fantástica para los aficionados al enoturismo en concreto, y al turismo industrial en general.

Lejos de lo que pudiera pensarse, no existe un único museo del vino en nuestro país, ni siquiera uno por comunidad autónoma. Este líquido y preciado elemento cuenta con un sinfín de espacios museísticos dedicados a él, muchos de los cuales incluso han decidido agruparse en una única asociación: la Asociación de Museos del Vino de España.

De esta forma, unidos en un mismo organismo, buscan impulsar “la promoción, difusión y defensa de los intereses y actividades comunes, así como promocionar y difundir la cultura del vino en general y la de cada zona vitivinícola en particular”.

Los museos del vino integrados en la asociación se extienden por toda la geografía española. Cada uno, tiene características propias, se centra en las bondades e historia de una denominación de origen o zona concreta, etcétera. No encontraremos, por tanto, dos museos del vino iguales.

Es imposible hablar aquí de todos ellos, pero para que sea más fácil visualizarlo, les pondremos dos ejemplos. Dos museos del vino, ubicados en distintas partes de la geografía española, enfocados en distintas variedades y denominaciones de origen, y también con un espacio museístico bien diferente.

Museos del Vino: Bodega Museo Aula de Interpretación de Mucientes
Museos del Vino: Bodega Museo Aula de Interpretación de Mucientes

El primero de ellos es la Bodega Museo Aula de Interpretación de Mucientes. Ubicado en la provincia de Valladolid, concretamente en la población de Mucientes, es uno de los conjuntos de bodegas mejor conservados de la comunidad autónoma castellana. Se inscribe en la Denominación de Origen Cigales y quizá lo más peculiar del mismo es que se ubica en una cueva.

Esto es así porque, durante el siglo XVI, por las necesidades crecientes de producción vinícola, tuvo lugar una expansión extramuros de las ciudades que dio lugar a los llamados barrios de bodegas. En este caso, la visita comienza con un descenso a 10 metros de profundidad y nos llevará a través de dos bodegas contiguas de 235 metros cuadrados.

Museos del Vino: Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa
Museos del Vino: Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa

Nuestro segundo ejemplo es el Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa, en la provincia de Alicante. Aquí el principal atractivo es la gran colección de botellas y otros objetos relacionados con el mundo del vino. En total, más de 47.000 botellas diferentes, las más antiguas de las cuales fueron embotelladas a comienzos del siglo XVIII.

Junto a ellas, en el Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa encontraremos también curiosos y antiguos objetos como una vasija de la Antigua Roma que fue utilizada en la película Espartaco, utensilios de época griega y árabe, herramientas usadas para la elaboración tradicional de vino en el siglo III…

Como ven, aquí no es válido esto de que “visto uno, visto todos” y los amantes del vino y del enoturismo disfrutarán recorriendo uno a uno todos los museos de este tipo existentes en nuestro país. Seguro que encontrarás uno (o varios) muy cerca de ti.


Ocho destinos de turismo industrial para descubrir en España

No es la primera vez que os decimos que el turismo industrial es una forma original y diferente de hacer turismo y descubrir los diferentes rincones de España, su historia y sus tradiciones. Por eso, en nuestro afán de seguir difundiendo y fomentando este tipo de turismo, apto para todos los públicos e ideal para disfrutar en familia, hoy os traemos ocho destinos de turismo industrial con mucho que contar.

Destinos de turismo industrial: A Coruña

Hablar de Galicia en general y de A Coruña en concreto es hablar de mar. Por eso, y porque esta zona ha estado tradicionalmente ligada al oficio de los marineros, es un lugar perfecto para hacer un turismo industrial enfocado a la industria del mar. Por ejemplo, ¿qué os parecería una excursión en barco en la que aprenderlo todo sobre el cultivo de mejillones? O quizá, descubrir cuál es la forma artesanal de construir un navío, visitar una empresa mariscadora y aprender cómo se tejen las redes…

Destinos de turismo industrial: Alicante

Probablemente nunca se te haya ocurrido que los juguetes podían ser también turismo industrial. En la provincia de Alicante, encontramos varias localidades con una importante tradición juguetera. Es el caso de Onil o de la antigua estación de Denia, por poner solo algunos ejemplos de lugares en los que los más pequeños de la casa (y también los mayores, si sabemos despertar a nuestro niño interior) lo pasarán en grande.

Y, si hablamos de Alicante y su provincia, no podemos dejar de nombrar otro sector de turismo industrial de especial relevancia en esta zona: el calzado. Las opciones, en este sentido, son múltiples, desde el Museo del Calzado de Elda con su “Factory Store”, hasta el Museo Comercial e Industrial de Alicante y su provincia pasando por fábricas como la de Salvador Artesano, con años de tradición a sus espaldas.

Destinos de turismo industrial: Ciudad Real

Uno de los sectores más conocidos dentro del turismo industrial es el patrimonio minero. Y, en este sentido, una de las joyas de la corona de nuestro país es el Parque Minero de Almadén. ¿Y es que cómo perder la oportunidad de descender 50 metros en una jaula de mina, recorrer los antiguos castilletes de los pozos, utilizar un tren de vagonetas o caminar por una auténtica mina de los siglos XVI y XVII, lámpara en mano y con el casco de seguridad en la cabeza. Y, por si fuera poco, en su Museo del Mercurio podremos aprender un montón de datos y curiosidades sobre este material.

Destinos de turismo industrial: Cádiz

Al igual que ocurriera con A Coruña, Cádiz respira mar por todos sus rincones. En este caso, destacaremos especialmente la posibilidad de conocer mejor la industria en torno a un producto tan apreciado como es el atún rojo, y de sumergirnos en las almadrabas. Otro imperdible del turismo industrial, en la provincia de Cádiz, son sus salinas, en funcionamiento desde la época romana y en las que podremos degustar pescado cocinado sobre ascuas de leña y sapina, lo que le dotará de un sabor muy especial.

Destinos de turismo industrial: Murcia

En lo relativo a turismo industrial, Murcia es un destino de lo más interesante y completo. Por ejemplo, aquí podremos conocer el Museo Naval de Cartagena y el “submarino Peral, el primer submarino torpedero inventado por el cartagenero Isaac Peral. Pero también tendremos ocasión de realizar apasionantes rutas de patrimonio industrial como la del Ferrocarril, en Águilas; la de las antiguas chimeneas de Molina de Segura; la de las empresas conserveras del río Segura, o realizar un recorrido por el también interesantísimo Parque Minero – La Unión y sus 4.000 metros cuadrados de galerías a 80 metros de profundidad.

Destinos de turismo industrial: Segovia

Y, como el turismo industrial es mucho más amplio de lo que la mayoría cree, en la provincia de Segovia os invitamos a descubrir otros lugares la mar de interesantes. Por ejemplo, el Centro de Interpretación del Acueducto, una fábrica en la que podremos ver la muestra más antigua de todo el país de arquitectura industrial. O, quizá, prefiráis algo más mundano como conocer por dentro la Real Casa de la Moneda o, ¿por qué no?, adentraros en la Real Fábrica de Cristales, en la que durante los meses de junio y julio se organizan visitas teatralizadas. Una buena ocasión para ver el Centro nacional del Vidrio y presenciar, en directo, el soplado de este material.

Destinos de turismo industrial: Sevilla

Entre el sinfín de visitas de turismo industrial que podríamos llevar a cabo en Sevilla, en este caso, hemos seleccionado tres: la Cartuja de Sevilla, donde podremos conocer el proceso de fabricación en loza; el Museo de la Cal de Morón y la industria del sombrero de Salteras, tan exclusiva que solo existen otras 9 como ella en todo el mundo.

Destinos de turismo industrial: Toledo

Finalizamos nuestro repaso de hoy de destinos de turismo industrial de nuevo en Castilla La Mancha, en la provincia de Toledo. Seguro que, solo con mencionar esta provincia manchega, más de uno se ha acordado ya de Don Quijote, ¿verdad? Si es tu caso, no puedes dejar de visitar los famosos molinos de Consuegra.

Pero Toledo es mucho más que molinos y aquí os recomendamos también visitar museos tan curiosos como el del Azafrán en Madridejos; el del Bordado, en Lagartera, o el Museo Ruiz de Luna de cerámica.


San Asensio, la cuna del clarete

Hoy nos vamos hasta San Asensio, en La Rioja Alta, para hablar de enoturismo. Esta localidad riojana es conocida como “la cuna del clarete” y aquí se celebra cada año también la cada vez más conocida “Batalla del Clarete”, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, y una cita imprescindibles para los apasionados del vino y especialmente, claro está, del clarete.

La Batalla del Clarete se celebra cada año el último domingo del mes de julio, por su proximidad con la efeméride de Santiago Apóstol (25 de julio). Esta fiesta, en la que cada año participa gente de todos los rincones de España, sigue creciendo en cada una de sus ediciones, no solo en cuanto a visitantes sino también en cuanto a litros arrojados durante la celebración.

Así, en la Batalla del Clarete de 2018, fueron 40.000 los litros de vino arrojados, una cifra que seguro que este año se verá incrementada. Ya son más de 30 años los años de celebración de este evento que se iniciara como una broma entre amigos de la Peña Clarete, y que se ha convertido en una gran fiesta y en la mejor ocasión para degustar los mejores claretes de la Rioja Alta.

San Asensio y el vino, siempre unidos

No obstante, y aunque el origen de la Batalla del Vino se remonte a poco más de tres décadas, la relación entre San Asensio y el vino viene de muy lejos. Esta localidad riojana está indefectiblemente ligada a este preciado líquido. Algo que queda patente recorriendo sus calles, en las que encontraremos el Racimo en honor al vino, una escultura de Agustín Ibarrola, elaborada en acero, con un peso de dos toneladas y una altura de cuatro metros. El homenaje al producto por excelencia de San Asensio y de los alrededores, que no podía faltar en una zona con tal tradición enoturística.

Pero no solo eso. San Asensio es también muy conocido por tener uno de los barrios de bodegas más importantes (y emblemáticos) de la Rioja Alta, en el que se integran alrededor de tres centenares de bodegas. Así, en el Cerrillo Verballe, encontramos bodegas de los siglos XVI al XVIII conformando un gran entramado perfectamente enlazado, a través de pasadizos y excavaciones en la roca. Muy características son las tuferas, que pueden verse desde el exterior.

Bodegas Señorío de la Estrella, una visita imprescindible

Por supuesto, una visita a San Asensio no estará completa si no incluimos en ella un recorrido por el interior de una bodega. En este sentido, os recomendamos visitar las Bodegas Señorío de la Estrella. Si bien más recientes que las que encontramos en el barrio de bodegas, la visita a las Bodegas Señorío de la Estrella es muy interesante porque, en su proceso productivo, combina las técnicas tradicionales con las últimas tecnologías e innovaciones.

Se trata de una cooperativa, nacida en los años 90, que ha recibido numerosos premios por la gran calidad de sus vinos, y que toma su nombre del Monasterio de Santa María de la Estrella, en el que se dice que se apareció la Virgen en el siglo XI. El santuario recibió el nombre de “La Estrella” por la estrella que apareció grabada en la encina en que se encontró la talla de la Virgen.

Las bodegas Señorío de la Estrella cuentan una producción total cercana a los seis millones de litros, de la que forman parte vinos blancos, tintos y, por supuesto, claretes. Tres son las líneas de vino principales de la bodega: la Línea Señorío de la Estrella, dedicada a los vinos jóvenes; la línea Dominio de la Salle, que incluye vinos de crianza, reserva y gran reserva, y los vinos de autor Aricheta. Estos últimos, creados en condiciones muy especiales, son de producción limitada y han recibido numerosos premios en distintos certámenes.


El turismo industrial como vertebrador del territorio y herramienta contra la despoblación

Mucho se habla últimamente de la necesidad de dar vida a los pueblos más allá de las grandes ciudades. Y, en esto, el turismo industrial tiene un papel fundamental como vertebrador del territorio y herramienta contra la despoblación. Ya lo adelantábamos hace unas semanas cuando os hablábamos de programa de Tempero sobre el turismo industrial en Aragón.

¿Cuál es el papel del turismo industrial como vertebrador del territorio y herramienta contra la despoblación? Muy sencillo, al poner en valor el desarrollo económico e industrial de una zona concreta, al permitirnos visitar y conocer antiguas fábricas, talleres de artesanos o museos etnográficos, el turismo industrial ejerce también de impulsor económico y turístico de la zona en la que dicha fábrica, taller o museo se encuentra.

De esta forma, el turismo industrial revitaliza zonas y pueblos que, si bien en la actualidad no cuentan con procesos industriales en activo, éstos sí fueron muy importantes antaño y estuvieron muy ligados al desarrollo económico de la población o del área geográfica circundante. Ahora, con dichas industrias o talleres ya sin actividad, el turismo industrial permite a los pequeños municipios y a las zonas rurales renovar fuerzas y reivindicar su papel pasado y presente.

Del mismo modo, y dado que el turismo industrial también incluye visitas y experiencias a industrias que continúan en funcionamiento, también en el caso de las industrias vivas el turismo industrial ejerce de arma contra la despoblación al proporcionar a éstas un ingreso extra con el que facilitar su arraigo en el territorio y, al mismo tiempo, dinamizar la economía del medio rural.

¿Conocéis alguna antigua fábrica, taller artesanal o museo cuya labor como vertebrador del territorio y herramienta contra la despoblación sea muy importante en su zona? ¿Qué opináis vosotros de este importante papel del turismo industrial? ¿Os habíais parado antes a pensar en ello?


Diez museos curiosos para celebrar el Día Internacional de los Museos

Este sábado, 18 de mayo, se celebra el Día Internacional de los Museos y ¿qué mejor manera de celebrarlo que honrando lo que conmemora? Por ello, te sugerimos diez museos curiosos en los que podrás aprender un montón de datos interesantes y, al mismo tiempo, descubrir la historia y desarrollo de las zonas en las que se ubican. He aquí diez museos curiosos para celebrar el Día Internacional de los Museos como corresponde.

Museo del Fuego y los Bomberos

Un museo del que ya os hemos hablado otras veces y que triunfa entre niños mayores. No solo por lo curioso sino también porque, además de enseñar, os permitirá pasar un rato la mar de divertido independientemente de vuestra edad.

Museo del Fuego y los Bomberos
Museo del Fuego y los Bomberos

Real Casa de la Moneda de Segovia

El segundo de nuestros museos curiosos para celebrar el Día Internacional de los Museos lo encontramos en Segovia. Si bien encontramos monedas de distintas épocas en museos de todo tipo, especialmente históricos, éste es un museo ideal para los amantes de la numismática y para quienes gustan de conocer el desarrollo de la historia a partir de elementos concretos, como las monedas.

Real Casa de la Moneda de Segovia. Jardín
Real Casa de la Moneda de Segovia. Jardín

Museo de la Tornería

Otro museo curioso, ya que no es muy habitual encontrar museos centrados en un oficio concreto ni en éste en particular. En este museo barcelonés podremos descubrir el proceso de industrialización tomando como eje el desarrollo la tornería y el oficio de tornero.

Productos de Vila Soldevila. Museo de la Tornería
Productos de Vila Soldevila. Museo de la Tornería

Museo Comercial e Industrial de Alicante y provincia

En este caso, nos vamos a la provincia de Alicante para conocer, de primera mano, el desarrollo económico, comercial e industrial de la zona meridional de la Comunidad Valenciana. Un viaje por diversos sectores a través de las tierras alicantinas que nos ayudará, tanto a conocer mejor dichas industrias, como esta zona geográfica.

Envases litográficos para exportación de pimentón. Museo comercial e industrial de Alicante y provincia
Envases litográficos para exportación de pimentón. Museo comercial e industrial de Alicante y provincia

Museum Cemento Rezola

¿Quién dijo que una fábrica de cemento no podía reconvertirse y tener interés turístico? La antigua fábrica de Cemento Rezola es ahora un entorno museístico en el que podremos aprender más sobre esta materia prima, el proceso industrial, la eliminación de residuos, etcétera.

Exposición permanente del Museo del Cemento Rezola
Exposición permanente del Museo del Cemento Rezola

Museo de la Real Fábrica de Artillería de la Cavada

Otro museo curioso y diferente a los que estamos acostumbrados. En este caso, nuestra propuesta de visita para el Día Internacional de los Museos nos lleva hasta tierras cántabras. Aquí podremos descubrir un sinfín de momentos de la historia de España, aprender porqué el castellano es hablado por cuatro millones de personas, el papel de la Marina en la preservación de las rutas comerciales, etcétera.

Museo Real Fábrica de Artillería de la Cavada
Museo Real Fábrica de Artillería de la Cavada

Museo Etnográfico de Ponferrada

También conocido como Museo del Bierzo, aquí podrás descubrir la historia de esta comarca leonesa desde la prehistoria. Un recorrido que te llevará a través de carruajes, joyería gótica y barroca, armas históricas, trajes tradicionales y decenas de otros objetos representativos con los que conocer mejor la etnografía del Bierzo.

Museo Etnográfico de Ponferrada, o Museo del Bierzo
Museo Etnográfico de Ponferrada, o Museo del Bierzo

Museo do Pobo Galego

Y, si os gusta aprender más sobre los pueblos y las costumbres de las distintas zonas de España, ¿qué mejor que visitar el Museo del Pueblo Gallego? En este caso, además de la magnífica colección que alberga, hay que destacar también el propio edificio con su escalera helicoidal.

Museo do Pobo Galego. Sala de arte.
Museo do Pobo Galego. Sala de arte.

Museo de Gerri de la Sal

Otro elemento del que quizá no se os habría ocurrido que podía existir un museo al respecto es la sal. Y, sin embargo, en la provincia de Lleida este preciado condimento de mesa tiene su espacio, todo un museo en el que descubrir el proceso de extracción, manipulación y almacenaje. Una experiencia que, además, podremos complementar con la visita a las salinas.

Museo de Gerri de la Sal. Packaging
Museo de Gerri de la Sal. Packaging

Museo del Oro de Asturias

Y terminamos nuestro recorrido de museos curiosos para celebrar el Día Internacional de los Museos en la población asturiana de Navelgas. De entre todo lo que en él encontramos, quizá lo más llamativo sea la actividad de bateo, en la que podremos convertirnos en buscadores de oro. Otra opción perfecta para descubrir todo lo que el Museo del Oro nos puede enseñar sobre este material es la llamada Ruta de la Huella del Oro, que transcurre por parajes de inconmensurable belleza y se extiende por aproximadamente 1,5 kilómetros.

Museo del Oro de Asturias
Museo del Oro de Asturias

Y tú, ¿qué museos nos recomendarías visitar para celebrar el Día Internacional de los Museos?


Industrial Travel, el único portal de turismo industrial nacional con motor de reservas

¡Tenemos buenas noticias! Gracias a nuestro partner IACPOS, podemos decir que Industrial Travel es el único portal de turismo industrial nacional con motor de reservas. En nuestro afán por seguir avanzando y potenciando la gran oferta de experiencias de turismo industrial existente en España, Industrial Travel ofrece también una solución de venta de entradas a todas las experiencias que forman parte del portal.

Se trata de una oportunidad magnífica tanto para quienes ofrecen una experiencia de turismo industrial como para quienes desean realizarla. Tanto por la sobrada experiencia y las garantías técnicas que ofrece IACPOS, como por las facilidades para implementarla.

Esto es aún más interesante en el caso de artesanos y pequeñas empresas, ya que debido a los altos costes de implementar los motores de reservas, muchas veces no disponen de ellos en sus páginas web. De esta forma, la posibilidad que ahora pone en su mano Industrial Travel les abre nuevas oportunidades para llegar a clientes de toda España y gestionar fácilmente la reserva y venta de entradas para sus actividades de turismo industrial.

IACPOS es una solución integrada en Hiberus Tecnología, compañía líder del sector turístico que cuenta con más de una década de experiencia ofreciendo soluciones tecnológicas a clientes de todo el mundo. Entre sus usuarios, encontramos nombres tan conocidos por todos como la Alhambra de Granada, el Museo del Prado o el Zoo de Madrid.

Industrial Travel, único portal de turismo industrial nacional con motor de reservas
Industrial Travel, único portal de turismo industrial nacional con motor de reservas

Ventajas del sistema de venta de entradas de Industrial Travel

Así las cosas, Industrial Travel como único portal de turismo industrial nacional con motor de reservas pone al alcance de artesanos, museos, fábricas y otros organizadores de visitas y experiencias de turismo industrial un sinfín de ventajas.

La más obvia de ellas, por supuesto, es la posibilidad de llevar a cabo la venta online de sus servicios. Para ello, la solución de venta de entradas de IACPOS e Industrial Travel emite un ticket o identificador para que el visitante pueda acceder directamente al recinto.

Pero, además de eso, con el sistema de venta de entradas de Industrial Travel, los operadores turísticos también podrán configurar sus propios informes estadísticos, gestionar los cobros, controlar las ventas, etc.

Y todo ello, con un soporte de la más alta calidad, ya que la solución de venta de entradas de IACPOS ofrece información telefónica y telemática desde su Servicio de Centro de Atención al Visitante (CAV), así como un Servicio de Atención al Cliente para aquellas consultas que éste precise hacer. Por si fuera poco, el servicio cuenta con un horario amplio y que comprende también fines de semana: de lunes a domingo, de 9 a 20 horas.

Ya no hay excusas para no gestionar la venta de entradas online, monetizar tu negocio y llegar a cuantos más turistas industriales, mejor.

¿Quieres unirte a la gran familia Industrial Travel? ¡Hazlo ya!


La importancia del turismo industrial en Aragón, en televisión

El programa Tempero de Aragón TV se hizo eco este fin de semana de la importancia del turismo industrial en Aragón. No solo en cuanto a fenómeno turístico y a tendencia creciente dentro del turismo educativo y del turismo familiar, sino también en cuanto a su importancia en cuanto a vertebrador del territorio y de revitalización económica de las zonas rurales.

“Hubo un tiempo en el que el medio rural era importante”, comenzaba diciendo José María Paraled, presentador y director del programa. Y, a partir de ahí, nos invitaba a un viaje a través de varias experiencias de turismo industrial con las que podemos aprender mucho de la historia y el desarrollo de varias comarcas aragonesas.

José María Paraled, presentador y director de Tempero
José María Paraled, presentador y director de Tempero, durante el programa de turismo industrial

De esta forma, el turismo industrial y todo lo que éste significa llegan hasta la televisión, continuando así la importante (y necesaria) labor de divulgación en torno a esta tendencia tan arraigada ya en otros países europeos. Todo esto desde una doble vertiente. Por un lado, a través de empresas y oficios ya en desuso. Por otro, entrando en empresas que aún siguen en funcionamiento, para conocer de primera mano sus procesos productivos.

Cinco experiencias de turismo industrial para conocer las comarcas de Aragón

En total, son cinco las experiencias con las que Tempero nos muestra, a lo largo del programa emitido el sábado 26 de abril, la importancia del turismo industrial en Aragón. Cinco experiencias de turismo industrial a través de las que recorreremos varias comarcas aragonesas y conoceremos mejor su historia, su evolución económica, su industria y, especialmente, todo lo que pueden ofrecernos y enseñarnos.

Turismo industrial en las Cuencas Mineras

La primera de las experiencias de turismo industrial en Aragón que nos muestra Tempero nos lleva al Museo Minero de Escucha. De la mano de Juan Cañizares, gerente del museo, y de la guía María Rosa Cornejo, allí los telespectadores tuvieron ocasión de dar el primer vistazo al turismo industrial. Un turismo que “busca sensaciones, con los cinco sentidos”, de ahí que el Museo de Escucha se autodenomine como “museo de los cinco sentidos”.

El Museo Minero de Escucha, primera de las experiencias de turismo industrial en Aragón del programa
El Museo Minero de Escucha, primera visita de turismo industrial en Aragón del programa

También pudimos descubrir el perfil más común de entre los turistas industriales que visitan este museo turolense. Principalmente, del sector educativo (colegios, institutos, universidades…) y familiar, aunque también grupos de amigos y asociaciones. Como las cuatro asociaciones a las que acompañamos durante su visita al Museo de Escucha, todas ellas pertenecientes a la Federación Plena Inclusión.

Con ellos, durante el programa, comenzamos descendiendo 220 metros lineales con 33 grados de inclinación, descubrimos porqué la mina que vimos recibe el curioso nombre de “Se verá”, algunas anécdotas que implicaban a antiguos capataces y a algunas mulas, para finalizar con una falsa voladura.

Turismo industrial en el Matarraña

La segunda parada en este recorrido de turismo industrial por Aragón llevó al equipo de Tempero hasta el Matarraña. En Calaceite, en la almazara de Oleicultors de l’Algars nos encontramos con ellos para contarles más sobre el turismo industrial, los sectores y actividades que lo conforman y cómo nació Industrial Travel, y aprovechamos para conocer mejor esta experiencia de turismo industrial de la mano de su propietario, Eduard Susanna.

Cata de aceite en Oleicultors de l'Algars
Cata de aceite en Oleicultors de l’Algars

En la almazara de Oleicultors de l’Algars se combina el olivar superintensivo con el tradicional, en una producción 100% ecológica que abarcar tres variedades: arbequina, picual y empeltre. Visitamos también sus instalaciones de prensado, únicas en Aragón; realizamos una cata de aceite en la que mezclamos arbequina con un dulce típico de la zona, y aprendimos también cómo aportar personalidad a nuestros platos.

Turismo industrial en los Monegros

Tras la minería y el oleoturismo, el programa de Tempero nos llevó a conocer otro aspecto muy importante (y quizá menos conocido) dentro del turismo industrial: la etnografía. Y no hay mejor sitio para hablar de tradiciones que el Museo Oficios Antiguos de Monegros, ubicado en la población monegrina de Sena.

De la mano de Alejandro Campoy y su padre Pedro, conoceremos cómo surgió este museo, ubicado en una casa familiar en la que antaño se hacían carretas, a partir de un yugo de vacas. Actualmente, el edificio alberga 6.000 piezas referentes a 115 oficios diferentes. Entre ellos, durante el programa, podremos ver y descubrir la historia de un aladro romano, una tartana, unas tijeras de esquilar, una bici incautada durante la Guerra Civil, un aula de colegio o una antigua barbería.

Pedro y Alejandro Campoy han dado forma al Museo de Oficios Antiguos de Monegros
Pedro y Alejandro Campoy han dado forma al Museo de Oficios Antiguos de Monegros

Una oportunidad para que las nuevas generaciones puedan contemplar objetos y aprender oficios ya desaparecidos. Todo esto, al mismo tiempo que el museo ejerce un importante complemento turístico para el medio rural de la zona.

Turismo industrial en el Valle de Tena

La última parada de este programa de Tempero sobre turismo industrial nos lleva hasta el Valle de Tena, en el que tendremos ocasión de visitar no una sino dos empresas actualmente en funcionamiento.

La primera de ellas es Partcharán, en la que aprenderemos el lento proceso que deriva en esta apreciada bebida. Conoceremos su parcela de endrinos, en la que se combinan varias especies, tanto silvestres como plantadas, y descubriremos la receta tradicional del pacharán de la mano de Antonio Cortijo.

Antonio Cortijo habla a Tempero sobre las variedades de Partcharán
Antonio Cortijo habla a Tempero sobre las variedades de Partcharán

Pero, además, en Partcharán nos hablarán también de sus seis innovadoras variedades de pacharán: con menta, con chile, con pimiento rosa… de las que este año han llegado a producirse 2.000 botellas.

La última visita de este programa sobre turismo industrial será en Tensina, un obrador de cerveza artesanal, que elabora cinco tipos diferente de cerveza. Acompañados de sus propietarios, Laura Gracia y Daniel, también maestro cervecero de Tensina, descubriremos cómo ambos se lanzaron a la aventura y crearon Tensina.

Laura Gracia muestra la variedad Peña Roya de cervezas Tensina
Laura Gracia muestra la variedad Peña Roya de cervezas Tensina

Además, nos enseñarán la gran vinculación con el territorio de su producto, con el sarrio en el logo, nombres y siluetas de picos de la zona en el etiquetado… Una vinculación con el territorio que también vemos en su zona de comercialización: principalmente en el propio Valle de Tena, pero también en zonas cercanas como la Jacetania, Huesca, Sobrarbe o Zaragoza; si bien también llega ya hasta bares especializados de ciudades como Madrid, Barcelona o Pamplona.

Cinco experiencias que son solo una pequeña muestra de la importancia del turismo industrial para poner en valor el medio rural y conocer mejor la historia de nuestros pueblos


Ruta por el Patrimonio Minero de la provincia de León

Si hace unos días os proponíamos una ruta por el patrimonio minero del sur de Castilla y León, hoy nos vamos a la provincia de León. En ella, encontramos un montón de lugares emblemáticos del patrimonio minero que bien merecen ser incluidos en una ruta de turismo industrial para toda la familia.

Comenzaremos nuestra ruta por el patrimonio minero de la provincia de León en un enclave de los que no tienen parangón: Las Médulas. Una mina a cielo abierto, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO, en plena comarca de El Bierzo. El recorrido empieza en su Centro de Recepción de Visitantes, en Carucedo, desde donde daremos comienzo a la visita, ya sea acompañados de un guía o por libre.

Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Las Médulas
Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Las Médulas

Estas antiguas minas de oro romanas estuvieron en funcionamiento durante más de siglo y medio, en ellas trabajaron unos 60.000 obreros y de ellas salieron 5.000 kilos de este dorado y preciado metal para, entre otras cosas, acuñar el Aureus, la moneda de oro del Imperio Romano. Era tal su importancia que, al parecer, los romanos mantuvieron en secreto su ubicación y las protegieron con 20.000 soldados.

Nuestra segunda parada en esta ruta por el patrimonio minero de la provincia de León la haremos en Ponferrada. Allí encontramos el Museo del Ferrocarril de Ponferrada, en el que podremos descubrir la historia de un tren único en Europa, el encargado de transportar el carbón de las cuencas mineras del Sil hasta Ponferrada.

Además de contemplar impresionantes locomotoras de vapor, a lo largo del recorrido por el museo tendremos también ocasión de consultar planos y material gráfico, así como de aprender más sobre la actividad minera de la zona, tan importante para su desarrollo económico a lo largo del siglo XX.

Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Museo del Ferrocarril de Ponferrada
Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Museo del Ferrocarril de Ponferrada

Tras el Museo del Ferrocarril de Ponferrada, visitaremos en esta misma ciudad otro museo muy relevante para el patrimonio industrial. Se trata de ENE, el Museo Nacional de la Energía, impresionante tanto en su contenido como por el edificio en el que se ubica. Un edificio que, además, cuenta con una gran historia a sus espaldas, ya que se trata de la antigua central térmica de Compostilla I, la que fuera la primera planta de producción de Endesa en todo el país.

El espacio museístico se divide en dos: ENE Térmica y ENE Central, si bien por el momento solo el primero de los dos es visitable. En ENE Térmica, conocida coloquialmente como “la fábrica de luz”, podremos conocer cómo se genera y transforma la electricidad a partir del carbón. Todo esto, a través de tres áreas principales: el Muelle de Carbones, la Nave de Calderas y la Nave de Turbinas.

Muy cerca de Ponferrada, sin salir aún del Bierzo, llegamos al siguiente punto de nuestra ruta por el patrimonio minero de la provincia de León. En Villafranca del Bierzo están las Minas Romanas de Leitosa – Ruinas de la Real Fábrica de Hierro de la Somoza. Al igual que Las Médulas, este emplazamiento fue también fuente de oro para los romanos.

Para conocer a la perfección las Minas Romanas de Leitosa, existen varias rutas de senderismo que nos conducirán a través de sus miradores, sus paisajes, su merendero y, por supuesto, a las ruinas de la Real Fábrica de Hierro de la Somoza.

Continuando hacia el norte de la provincia de León, seguiremos nuestra ruta de patrimonio minero hasta llegar a Fabero, donde encontramos el Pozo Julia. Construido en el año 1950, fue cerrado apenas 41 años después al agotarse sus reservas. Si bien pertenece a Antracitas de Fabero, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Fabero con la Asociación de Mineros “Cuenca de Fabero” se pueden realizar visitas guiadas a sus instalaciones.

En total, las visitas duran una hora y media y nos llevan a través de la reproducción de una galería minera, muy cercana al Pozo Julia, en la que podremos conocer cómo se llevaba a cabo la extracción del carbón. También recorreremos las dependencias originales de los años 50.

Siguiendo hacia el norte, nuestra ruta por el Patrimonio Minero de la provincia de León llega hasta Páramo del Sil. Allí encontraremos una reproducción a tamaño natural de una mina: la Galería Minera. Un lugar perfecto para conocer detalladamente y de la mano de un antiguo minero la evolución de este sector industrial, así como los materiales que en él se utilizaban y su forma de trabajar.

Nos encontramos en una región de gran tradición minera, Laciana. Sin desviarnos apenas de la ruta que teníamos marcada, os recomendamos acercaros desde aquí a Villablino, el centro neurálgico de esta comarca, donde encontraréis el Monumento a los Mineros, el vagón en Homenaje al Tren Minero y el Monumento a la Marcha Minera.

Ahora sí, continuaremos nuestra ruta por el patrimonio minero de la provincia de León en dirección este. Atravesando buena parte de la provincia leonesa, llegaremos hasta Sabero, sede del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León. Éste fue el primer complejo siderúrgico español que utilizó altos hornos con carbón de cok y tecnología moderna al vapor.

Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Museo de la Siderurgia de Castilla y León
Ruta por el Patrimonio Minero de la Provincia de León: Museo de la Siderurgia de Castilla y León

Los altos hornos del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León fueron declarados Bien de Interés Cultural en el año 1991, ya que es el único ejemplo que se conserva de este tipo de instalación del siglo XIX. El museo se ubica en las instalaciones de la Ferrería de San Blas y aún conserva la antigua farmacia del complejo minero. Ésta supuso toda una innovación en cuanto a atención social.

Además de la farmacia y los altos hornos, el museo se compone de otras cuatro áreas y en él se explican los aspectos básicos de la minería, así como del estilo de vida de quienes la ejercían. También se habla de su importancia económica y a nivel de desarrollo.

Desde aquí y antes de tomar rumbo hasta el último punto de nuestra ruta minera, os recomendamos tomar la Ruta de las Minas, que parte de la población de Sabero. En ella podremos ver restos de la Mina de la Plata, una explotación carbonífera a cielo abierto ya en desuso, además de unas magníficas vistas.

Y así emprenderemos camino hasta el Museo Ferroviario de Cisterna, en el que terminaremos nuestra ruta por el Patrimonio Minero de la provincia de León. Éste se emplaza en el antiguo economato del Ferrocarril de La Robla-Bilbao y, en su primera sala, podremos ver un interesante conjunto de objetos relacionados con la vida de los diferentes trabajadores ferroviarios. En otra sala, tendremos ocasión de descubrir de forma más visual la historia del ferrocarril y los 100 años de vida del Ferrocarril Hullero.


Turismo industrial en Castilla La Mancha: actividades para toda la familia

Las vacaciones son una época ideal para el turismo familiar. Por eso, para que podáis aprovechar estos días, os proponemos esta selección de visitas de turismo industrial en Castilla La Mancha. Actividades para toda la familia, con las que niños y mayores lo pasarán en grande, al tiempo que aprenden más sobre la historia y la economía de esta comunidad autónoma.

La oferta de turismo industrial en Castilla La Mancha es realmente impresionante, por lo que hacer una selección de experiencias es complicado. Aquí están algunas de las que más nos gustan; pero seguro que vosotros podéis sugerirnos muchas otras, igual de interesantes, divertidas  y educativas.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Parque Minero de Almadén

El Parque Minero de Almadén es uno de los más afamados representantes del turismo industrial en Castilla La Mancha. Declarado “Patrimonio del Mercurio Idria y Almadén” por la UNESCO en el año 2012, aquí tendremos la oportunidad de conocer el mayor yacimiento de mercurio del que se tiene constancia en nuestros días.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Parque Minero de Almadén
Turismo industrial en Castilla La Mancha: Parque Minero de Almadén

En Almadén, provincia de Ciudad Real, niños y mayores podrán recorrer las entrañas de esta explotación minera que ha estado en funcionamiento durante más de 2.000 años. La visita comienza en el Centro de Interpretación de la Minería y continúa por el Museo del Mercurio. Durante el recorrido, los antiguos mineros nos harán de guías y nos contarán cómo era el trabajo en el Parque Minero de Almadén, desde las técnicas de extracción hasta las herramientas. Así nos hablarán de la dureza del trabajo de la mina, de la evolución de éste a lo largo de los años…

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Bodegas Navarro López

Hablar de turismo industrial en Castilla La Mancha y no hablar de enoturismo es imposible. Muchas son las bodegas de renombre y con gran interés turístico que encontramos en esta comunidad autónoma. Entre ellas, se encuentran las Bodegas Navarro López, una bodega centenaria muy cerca del centro de Valdepeñas, en la que podréis conocer los secretos de la viticultura tradicional y su evolución a lo largo de los años.

No solo eso, además de la visita a sus instalaciones (incluyendo la cueva donde los vinos se guardan en barricas de roble), tendréis oportunidad de catar sus exquisitos caldos, pero también de vendimiar vosotros mismos.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Taller de vidrio Luis Machí

Otro de los grandes exponentes del turismo industrial en Castilla La Mancha es el taller de vidrio Luis Machí. En este caso, para visitarlo tendremos que desplazarnos a la provincia de Albacete; en concreto, a su capital, Albacete, donde encontraremos este taller de vidrio soplado, uno de los últimos que aún quedan en todo el país.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Taller de vidrio Luis Machí
Turismo industrial en Castilla La Mancha: Taller de vidrio Luis Machí

Formas imposibles y colores a los que Luis Machí da forma combinando las técnicas tradicionales con la innovación. Una experiencia de turismo industrial llena de magia y creatividad, con la que toda la familia podrá pasar un rato divertido y despertar su lado más original y creativo.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Molino de San Gregorio y Pozo de Nieve

También en Albacete, en la población de Alpera, encontramos otros dos magníficos ejemplos de turismo industrial en Castilla La Mancha. Hablamos del molino de agua San Gregorio, ubicado en el paraje del mismo nombre, en las afueras de Alpera; y del Pozo de Nieve, ligeramente más cerca del pueblo, en las Eras de Abajo.

El molino de San Gregorio estuvo en funcionamiento hasta los años 60 y está en perfecto estado de conservación. Todas sus estancias son visitables, desde la sala de moler hasta el almacén, pasando por la vivienda.

En cuanto al Pozo de Nieve de Alpera, se trata de una construcción industrial muy importante de la zona, ya que abasteció de hielo a sus comerciantes hasta el siglo pasado. Su base es poligonal y, sobre ella, veremos una cúpula semiesférica hecha en mampostería. El depósito se encuentra bajo tierra, a unos 10 metros.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Fábrica de Luz de Casas de Ves

También en la provincia de Albacete, os recomendamos visitar la Fábrica de Luz de Casas de Ves. Aquí la protagonista es el agua, ya que se trata de una central hidroeléctrica, de gran envergadura y antigüedad (es la segunda más antigua de España), y aún en funcionamiento.

En sus proximidades, encontraremos también el asentamiento en el que en su día residían los trabajadores de la fábrica, así como una ermita que éstos usaban como escuela.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Miel de Melque

Nuestra siguiente recomendación de turismo industrial en Castilla La Mancha nos lleva hasta la provincia de Toledo, a la población de Pulgar. Es aquí donde encontramos Miel de Melque, una empresa familiar conocida por la alta calidad de la miel que elabora.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Miel de Melque
Turismo industrial en Castilla La Mancha: Miel de Melque

En sus visitas, nos contarán todo sobre la apicultura, de forma didáctica y muy transparente. Además, nos ofrecen una gran cantidad de actividades relacionadas con la miel y la apicultura, de entre las que podemos destacar su bautismo de apicultura, que incluye formación con visita al colmenar para niños y adultos e, incluso, de ser necesario, alojamiento rural.

Turismo industrial en Castilla La Mancha: Minas de plata- Hiendelaencina

Terminamos nuestra pequeña selección de experiencias de turismo industrial en Castilla La Mancha en la provincia de Guadalajara. En este caso, lo que os proponemos es visitar una mina de plata. Al norte del embalse de Alcorlo, en la población de Hiendelaencina, se encuentran las Minas de Plata del mismo nombre, de las que se dice que se extraía la mejor plata del mundo.

La ruta a través de las minas de plata de Hiendelaencina nos lleva a través de la Mina de Santa Teresa, de la que aún persisten los muros, lavaderos, hornos y la boca del pozo; la mina de La Fuerza, que conserva su nave circular, la mampostería de pizarra y los arcos de ladrillo; la mina de La Malanoche, y los pozos de las minas de La Malhuele y La Salvadora, las más cercanas a la población.

 

¿Conoces otras experiencias de turismo industrial en Castilla La Mancha? ¡Cuéntanoslo!