Las vías verdes, una forma diferente de hacer turismo industrial

¿Sabíais que, en nuestro país, hay casi 2.900 kilómetros de antiguas infraestructuras ferroviarias que han sido reconvertidas en rutas senderistas y cicloturistas? Son las llamadas vías verdes y forman parte de las actuaciones del programa del mismo nombre que, en el año 1993, puso en marcha la Fundación de Ferrocarriles Españoles.

Gracias a esta iniciativa, se ha podido “crear” un recurso turístico novedoso y de calidad, al mismo tiempo que se promueve una nueva cultura del ocio y del deporte al aire libre y se potencia el desarrollo rural. De hecho, no es la primera vez que os hablamos de esta potencialidad del turismo industrial: el impulso económico y de desarrollo del territorio.

En este sentido, el caso de las vías verdes además del acondicionamiento de las vías del tren, va más allá porque también conlleva otros servicios y equipamientos complementarios. Éstos, que cuando es posible se ubican en las antiguas estaciones ferroviarias (que, por tanto, también se rehabilitan y recuperan para uso turístico) suponen también un impulso extra a la reactivación económica de la zona, especialmente en el ámbito rural y muchas veces en zonas amenazadas por la despoblación.

En total, a inicios del presente año 2020 ya son más de 115 las estaciones de tren recuperadas en torno a los 121 itinerarios de vías verdes existentes. Los usos de dichas estaciones son variados y van desde restaurantes, alojamientos o áreas de autocaravanas, a pequeños museos, puntos de alquiler de bicicletas, oficinas de información turística o centros de interpretación, entre otros.

Distribución geográfica de las vías verdes

Esta nueva forma de turismo industrial que son las vías verdes está ya implantándose por todo el territorio y continúa avanzando poco a poco, con el objetivo de cubrir los más de 7.600 kilómetros de trazado ferroviario en desuso que se detectaron en el año 1993 y que aún hoy sigue incrementándose.

En el momento actual, solo diez provincias españolas no cuentan con ninguna vía verde en su territorio. Se trata de A Coruña, Ávila, Cuenca, Lérida, Málaga, Orense, Pontevedra, Zamora y las dos provincias canarias.

Entre las demás provincias y comunidades autónomas, la distribución es desigual. Así, la comunidad autónoma con más kilómetros de vías verdes es Andalucía, con 845,146 kilómetros a lo largo de siete de sus provincias (la octava, Málaga, no cuenta con ninguna vía en su territorio como hemos dicho antes). Le siguen en longitud: Castilla y León, con 561,1 kilómetros distribuidos entre siete provincias (ni Ávila ni Zamora cuentan con vías verdes); País Vasco, con 340,7 kilómetros; Comunidad Valenciana, con 230,3 kilómetros y Navarra, con 229,5 kilómetros. Ninguna otra comunidad alcanza los 200 kilómetros de este tipo de recorridos.

Por provincias, la que cuenta con mayor número de vías verdes es Asturias, con nueve; seguida de Guipúzcoa, con ocho y de Córdoba, con siete. A continuación, con seis vías verdes cada una, encontramos “empatadas” varias provincias: Alicante, Murcia, Sevilla y Vizcaya.

En todo caso, que una provincia cuente con mayor número de vías verdes no implica que sea la que tiene un mayor recorrido por ellas. Así, la provincia con más kilómetros en vías verdes es actualmente Córdoba con 251,68 kilómetros; seguida de Navarra, con 229,5 kilómetros y Burgos, con 220,7 kilómetros. De hecho, son las tres únicas provincias que superan los 200 kilómetros de vías verdes.

En el lado opuesto, más allá de las que no cuentan con ningún trazado de vía verde, encontramos a Huesca con 4,6 kilómetros; Ciudad Real, con 6,7 kilómetros; Lugo, con 12 kilómetros; Guadalajara, con 12,6 kilómetros; Barcelona, con 14,1 kilómetros, y Granada, con 17,65 kilómetros. Y esto teniendo en cuenta que Granada “divide” la distancia total entre dos vías verdes y Barcelona, entre tres.

Vías verdes en proceso de ampliación

En todo caso, como os decíamos antes, las vías verdes continúan ampliándose año a año. Entre las actuaciones actualmente en progreso están el Ferrocarril Santander Mediterráneo (en las provincias de Burgos y Soria), la Vía Verde de la Sierra de Alcaraz (en la provincia de Albacete y prolongación hacia la de Jaén), el Ferrocarril Guadix-Almendricos (en las provincias de Granada, Almería y Murcia), el Ferrocarril de la Vía de la Plata (entre Plasencia y Astorga), el Ferrocarril Vasco Navarro (en Álava y Navarra), la Vía Verde del Plazala (entre Guipúzcoa y Navarra), la Vía Verde de la Sierra (de Cádiz a Sevilla) y la Vía Verde de Ojos Negros.


Industrial Travel se alía con Vive Asturias

Una de las grandísimas noticias que trajimos desde FITUR 2020 fue el acuerdo de comercialización en exclusiva de la marca Industrial Travel al que llegamos con Vive Asturias.

Se crea así una potentísima alianza entre dos marcas de gran relevancia en la defensa del patrimonio industrial y la difusión de sus potencialidades turísticas. Por un lado, Industrial Travel, el portal de turismo industrial más completo de España y el único a nivel nacional que cuenta con motor de reservas.

Y, por otro, la comercializadora Vive Asturias, una empresa turística joven y que apuesta firmemente por la adaptación del sector turístico a las nuevas tecnologías, además de una gran conocedora del turismo industrial y, especialmente, del patrimonio minero.

Acuerdo de Promociones Turísticas y Vive Asturias en FITUR 2020

Así, a partir de este momento, Vive Asturias será la única comercializadora autorizada de la marca Industrial Travel y nos ayudará, por tanto, a seguir trabajando en la difusión de este tipo de patrimonio y las experiencias turísticas asociadas que ya hace tiempo venimos llevando a cabo en nuestras redes sociales, en nuestro blog y en otros ámbitos.

Un paso adelante que nos permitirá continuar dando a conocer el amplio y riquísimo patrimonio industrial de nuestro país, ampliando el número de experiencias y posibilidades turísticas incluidas en nuestro portal, sin perder un ápice de pasión ni de información.


Pozo Sotón y su experiencia minera, premiados en FITUR

Otra de las buenas noticias que FITUR 2020 trajo para el turismo industrial fue el premio “Compromiso con el Turismo Sostenible” concedido a Pozo Sotón y HUNOSA por la revista “Aire Libre”, la dirección de la feria y la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Si bien este premio no deja de confirmar lo que nosotros ya sabíamos y os hemos contado en otras ocasiones, que una feria tan importante como FITUR reconozca una experiencia de turismo industrial tan potente como la de Pozo Sotón es una gran noticia y esperamos que ejerza un buen impulso a ésta y otras experiencias turísticas en torno al patrimonio industrial.

En la concesión del premio, se ha valorado la relación de Pozo Sotón con el turismo sostenible y el nuevo uso que se ha dado a la explotación minera tras el cese de su actividad extractiva, así como la conservación y puesta en valor del patrimonio industrial (el conjunto de edificios de casa de máquinas y castilletes, declarado BIC en la categoría de monumento), así como la posibilidad que ofrece de “ahondar en la reactivación económica mediante la diversificación de actividades generadoras de riqueza y el mantenimiento del empleo en un territorio especialmente castigado por la reconversión industrial, además de la transmisión de la cultura misma”.

Y es que, como ya hemos contado en otras ocasiones, la vinculación del patrimonio industrial con el área geográfica es vital, convirtiéndolo en vertebrador del territorio y en dinamizador económico de las zonas rurales, más allá de su naturaleza turística y cultural.

Este era también el objetivo de Pozo Sotón cuando, en junio de 2015, se pusieron en marcha las visitas al interior de la mina de carbón, convirtiéndose así en pioneros al convertirse en la primera mina de carbón accesible a los turistas.

Con la readaptación de las instalaciones de Pozo Sotón para su uso turístico, se recuperó el entorno orientándolo para su nuevo uso y se formó a los antiguos mineros como guías y para tareas de recuperación y conservación de bienes de interés patrimonial. De esta forma, además de preservar el empleo, se mantuvo la actividad económica así como sus valores culturales y sociales, de forma que Pozo Sotón pudiera seguir siendo el motor del desarrollo económico y social de su entorno.

Otro reconocimiento, por tanto, para el patrimonio industrial, su nuevo uso enfocado al turismo industrial y su importante papel a nivel económico, cultural y social.


El turismo industrial busca su hueco en FITUR 2020

La gran feria del turismo FITUR 2020 acaba de abrir sus puertas y, entre la amplia y variada oferta turística que allí encontramos, el turismo industrial busca también su espacio. Si bien sigue sin ser reconocido entre las modalidades de turismo que incluye la feria y que nos permiten filtrar entre los expositores para buscar aquellos más afines a nuestros intereses turísticos, lo cierto es que la presencia de este tipo de turismo es nutrida y en la edición de FITUR de este año vamos a encontrar un elevado número de representantes.

Quizá, de entre todos los sectores del turismo industrial, el más ampliamente representado sea el enoturismo. Bodegas, lagares, museos del vino, rutas del vino, denominaciones de origen, wine resorts, asociaciones, centros enoturísticos… La representación es amplia en sus variedades y en sus procedencias, traspasando también las fronteras españolas con empresas como la portuguesa Calém Wine Cellars.

Por supuesto, el vino no es la única bebida representada en FITUR. También encontramos varias empresas dedicadas a la producción de ron, a la de sidra, un museo del anís y otro del ron, así como varias destilerías de renombre, como por ejemplo Diageo Johnnie Walker. En todo caso, por número de expositores, la otra reina de este sector industrial es la cerveza, de la que encontramos varias empresas productoras, además de fábricas de cerveza artesana ¡y toda una experiencia, la Bruges Beer Experience!

Otro sector industrial muy bien representado en la edición 2020 de FITUR es la gastronomía. A lo largo y ancho de la feria podemos hacer turismo industrial a través de varios productos bien interesantes: panaderías, empresas cárnicas y chacinas, denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas (Pimentón de la Vera, Miel de Granada, Espárragos de Huétor-Tájar, Carne de Ávila, Ternera Asturiana…), escuelas de arroz y paella, empresas de lácteos y mermeladas, así como productos elaborados con manteca de karité, museos gastronómicos (de la almendra, la caña de azúcar, pastelerías y conserveras (como USISA, por ejemplo).

Sin embargo, hay tres productos en el ámbito gastronómico que destacan en presencia y representantes por encima del resto y que, por tanto, merecen aquí una mención especial. Se trata del jamón, el queso y el aceite de oliva.

En lo que respecta al jamón, en FITUR encontraremos todo tipo de empresas relacionadas con este producto tan típico de nuestro patrimonio industrial gastronómico, desde bodegas de jamones, a museos del cerdo ibérico y del jamón, pasando por denominaciones específicas como el “Jamón de Trévelez” o denominaciones de origen como la de Jabugo, así como rutas turísticas enfocadas en él como la Ruta del Jabugo.

En cuanto al queso, también la representación es variada y muy nutrida. Encontraremos en FITUR 2020, entre otros muchos ejemplos, la Denominación de Origen Queso Ibérico, un museo del queso, numerosas queserías, así como la Henri Willig Cheese, una experiencia llegada desde Holanda que acerca el mundo del queso y las experiencias en torno a él a los turistas que hasta allí se acercan.

Finalmente, el aceite de oliva es otro producto muy presente en distintas de sus fases de producción y que nos trae, por tanto, muy buenos ejemplos de experiencias para el turista industrial: asociaciones de oleoturismo, centros de interpretación del olivar y el aceite, así como de molinos aceiteros, almazaras, denominaciones de origen, fundaciones dedicadas a su promoción, mercados oleícolas, molinos, La Casa del AOVE, el museo de la cultura del olivo, además de varias empresas dedicadas al oleoturismo como Picualia.

Mención aparte queremos hacer también de otro gran producto gastronómico que tendrá en la feria dos experiencias internacionales de turismo industrial muy interesantes. Se trata del chocolate, y hablamos concretamente de Choco-Story, un museo del chocolate ubicado en Bruselas, y Concept Chocolate, una fábrica artesanal visitable en Portugal.

Otro sector industrial muy presente en FITUR 2020 es el de los artesanos. En esta feria encontraremos diferentes artesanos, dedicados a distintos aspectos de este arte tradicional, que harán las delicias de cualquier apasionado al turismo industrial. Podremos visitar, por ejemplo, asociaciones culturales de artesanos y alfareros, centros de artesanía, experiencias y productos especializados en seda, artesanos dedicados a la confitería y la pastelería, casas del artesano,  mercadillos de artesanía, así como el Museo Swarovski y sus Mundos de Cristal, o el museo de la cuchillería de Albacete, y zapaterías artesanas como las de Salvador Artesano.

También estará presente en FITUR 2020 la etnografía y la etnología, a través por ejemplo del Parque Etnográfico de La Gomera y de varios museos etnológicos  y etnográficos; la náutica, a través de autoridades portuarias, puertos deportivos, Puertos del Estado y varias rutas marineras;  las salinas, a través de empresas y de rutas enfocadas en la sal; así como el patrimonio minero y el del ferrocarril, dos de los más potentes actualmente a nivel turístico.

Así, en lo relativo al patrimonio minero, hemos de mencionar por supuesto a Pozo Sotón – HUNOSA, así como al Parque Minero de Almadén y el de La Unión, sin olvidarnos de El Bosque Encantado, un jardín botánico madrileño con más de 300 esculturas hechas con plantas vivas y que alberga también el parque temático de minerales más grande de Europa.

Finalmente, en cuanto al ferrocarril y su patrimonio industrial, también encontraremos una amplia muestra en esta feria. Desde la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, hasta trenes turísticos como los de Baeza y Málaga, pasando por experiencias de patrimonio industrial ferroviario que vienen desde el otro lado del Atlántico, como el Inca Rail de Perú o la Ruta Chepe Express: Mazatlán – Cañón del Cobre, en México.

A todo esto, por supuesto, habrá que añadir toda la información de experiencias y actividades de turismo industrial que nos ofrecerán organismos como el INCUNA o la XATIC – Red de Turismo Industrial de Cataluña, así como otros centrados en el turismo general como ayuntamientos, mancomunidades, oficinas de turismo, patronatos, cámaras de comercio e industria, centros de desarrollo, diputaciones provinciales, grupos de acción local, paradores y secretarías de turismo, entre otros.


Las chimeneas, también patrimonio industrial

Si bien cuando pensamos en patrimonio industrial solemos pensar en elementos como fábricas, talleres de artesanía, museos específicos, puertos, ferrocarriles, minerías y otros lugares similares, lo cierto es que el patrimonio industrial es mucho más extenso.

Al igual que los faros, de los que hablamos en su día en este mismo blog, hay otros muchos elementos que también forman parte de nuestro patrimonio industrial y que, si bien son partes importantes de la historia y evolución industrial de su zona, no acuden tan rápidamente a nuestra mente y son bastante más desconocidos o considerados “menos importantes”. Nada más lejos de la realidad, sin embargo.

De entre ellos, hoy queremos hablaros de otro de esos elementos del patrimonio industrial “menos conocidos”: las chimeneas. Sí, habéis leído bien, hoy vamos a hablar de chimeneas como uno de los elementos de relevancia de nuestro patrimonio industrial y que, de hecho, conforman varias rutas de turismo industrial en nuestro país.

Una de esas rutas es la ruta “entre chimeneas” de Molina de Segura, en Murcia. Durante el siglo XIX y casi la totalidad del XX, la actividad molinera fue predominante en esta población murciana y, aún hoy, son testigo de ello las chimeneas de varias de las fábricas que entonces estuvieron en funcionamiento. Son siete, en concreto, las que aún se conservan: cinco pertenecientes a empresas conserveras y las otras dos, de fábricas auxiliares.

En todo caso, Molina de Segura no es la única población que cuenta con una ruta de patrimonio industrial dedicada íntegramente a las chimeneas. Otro buen ejemplo es la población alicantina de Ontinyent. Entre las diferentes rutas turísticas que impulsa el ayuntamiento, encontramos la llamada “Ruta de las Chimeneas de Ontinyent” que articula todo un itinerario urbano a través de las chimeneas fabriles de la población bajo el lema “Una mirada a la ciudad en vertical”.

En el caso de Ontinyent, se conservan actualmente una docena chimeneas de entre la veintena de chimeneas que se tiene constancia que llegaron a existir, las más antiguas de las cuales datan de principios del siglo XIX. Así, podemos contemplar tres chimeneas pertenecientes a fábricas de cerámicas, una correspondiente a una alcoholera, dos a fábricas de papel y seis a la industria textil.

Son solo dos ejemplos de rutas de patrimonio industrial articuladas en torno a las chimeneas. Gracias a ellas, y a tantas otras que existen en otros puntos del país, podemos conocer mejor estos elementos del desarrollo industrial, sus características, las fábricas a las que ayudaron a dar vida y un buen puñado de historia y de datos sobre la economía local de los territorios que las albergaron y que, aún hoy, las muestran orgullosos.


¡Felices fiestas de parte del equipo de Industrial Travel!

Se acercan unas de las fechas más entrañables del año y en las que quien más y quien menos lanza sus deseos para el próximo año. Por eso, todo el equipo de Industrial Travel quiere aprovechar a felicitaros estas fechas tan señaladas, tanto la Nochebuena y la Navidad como la Nochevieja y el Año Nuevo.

Desde aquí, nuestros mejores deseos para todos vosotros, que celebréis estas fiestas con quienes más queráis y tengáis un gran final de año, y un aún mejor comienzo del siguiente. Y que, por supuesto, el 2020 nos traiga muy buenas noticias para todos los que amamos el patrimonio industrial, no solo en cuanto a recuperación y mantenimiento de hitos y monumentos, sino también en cuanto a expansión del conocimiento y del turismo industrial.

¡Feliz Navidad y Feliz Año 2020 para todos! Gracias por compartir con nosotros vuestro día a día. Ojalá que sigamos compartiendo nuestra pasión y nuestras inquietudes por mucho tiempo más.


Tres hitos de patrimonio industrial entre los más amenazados del momento en Europa

Europa Nostra, la organización civil europea más importante dedicada a la salvaguarda del legado histórico y artístico, anuncia cada año su preselección de sitios de patrimonio europeo más amenazados del momento. Así, acaban de conocerse los catorce preseleccionados de este año, de los que luego saldrán los siete “elegidos” que formarán parte de “The Seven most endangered list 2020”, o lo que viene a ser lo mismo, la lista de los siete más amenazados del 2020.

Entre esos catorce monumentos o sitios que acaban de ser preseleccionados este año, se encuentran tres hitos del patrimonio industrial europeo, uno de ellos español. Hablamos de Karas – Bodegas tradicionales de vino, en Armenia; de la Planta de energía de Szombierki, en Bytom (Polonia), y de las Cocheras de Metro en Cuatro Caminos, en la capital española, Madrid.

La pérdida de las bodegas, según Europa Nostra, implicaría también la de las técnicas tradicionales de vinificación de Armenia. El nombre de “Karas” corresponde, de hecho, a los vasos de arcilla distintivos que se han utilizado en dicho proceso durante más de 6.000 años y la nominación fue hecha, en este caso, por Karas Revival Heritage Project, una organización cuyo objetivo es el resurgimiento de la fabricación de karas y la transmisión de su conocimiento.

En lo que respecta a la planta de energía de Szombierki, se trata de una central modernista en riesgo de demolición, pero que cuenta con grandes posibilidades de reutilización. El sitio está en avanzado estado de degradación, acelerado por el vandalismo y los robos, pero aún conserva su monumental arquitectura modernista, en la que destacaremos sus grandes fachadas de ladrillo rojo oscuro y sus tres esbeltas chimeneas.

Finalmente, las Cocheras de Metro de Cuatro Caminos, en Madrid, se enfrentan actualmente a la amenaza de demolición a favor de un gran edificio de apartamentos. Han sido nominadas por la Fundación Ars Civilis y sido objeto de varias campañas para su reconocimiento como elemento vital de la historia de la ciudad y de España. De hecho, fueron las primeras cocheras y talleres que se construyeron para un sistema de metro en nuestro país, un ejemplo escaso en toda Europa y en el resto del mundo, que sigue la arquitectura del Metro de Nueva York con la cubierta en diente de sierra en sus naves, entre otros aspectos.

Los otros once sitios nominados por Europa Nostra, de entre los que saldrán los siete sitios más amenazados del 2020 en el mes de marzo del próximo año, son: el Teatro Nacional de Albania, en Tirana (Albania); el Monasterio Khoranashat, en la región de Tavush (Armenia); el Castillo Jezeří, en Horní Jiřetín (República Checa); el Tapiola Swimming Hall, en Espoo (Finlandia); el Castillo de Sammezzano, en la Toscana (Italia); el Parque Arqueológico de Sybaris (Italia); la Ivicke House, en Wassenar (Países Bajos), el Y-block, Gobernment Quarter, en Oslo (Noruega); la Fortaleza de Belgrado y sus alrededores, en Serbia; el Estadio Plečnik, en Liubliana (Eslovenia), y las Salas Egipcias, en Glasgow (Reino Unido).


La Ruta Industrial de Alcoy

Nuestra búsqueda de lugares interesantes para visitar nos lleva hasta la Comunidad Valenciana, donde encontramos la Ruta Industrial de Alcoy. Esta población alicantina tuvo gran relevancia durante la Revolución Industrial, especialmente en el ámbito textil. Tanto de dicho sector industrial como de otros como la metalurgia o la industria papelera podemos encontrar buenos exponentes dentro de la conocida como “Ruta Industrial de Alcoy”.

La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguas Fábricas de Ferrándiz y Carbonell

Comenzamos nuestra ruta industrial en Alcoy en uno de sus principales puntos de patrimonio industrial textil, las antiguas fábricas de Ferrándiz y Carbonell. De estilo modernista y proyectadas por el mismo arquitecto, ambas han sido recientemente rehabilitadas para ampliar el Campus de la Universidad Politécnica de Valencia en esta localidad.

La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguas Fábricas de Ferrándiz y Carbonell
La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguas Fábricas de Ferrándiz y Carbonell

Precisamente esta nueva “utilidad” de las fábricas nos permite visitarlas casi cuando queramos, a excepción de festivos y vacaciones escolares. Los dos edificios son de principios del siglo XX, la fábrica de Carbonell data de entre 1909 y 1917, mientras que la de Ferrándiz se construyó un poco más tarde, en el año 1922.

La Ruta Industrial de Alcoy: Casa de la Bolla

Nuestra siguiente “parada” en esta ruta forma parte también del magnífico patrimonio industrial textil de Alcoy. Conocida como la “Casa de la Bolla” data de finales del siglo XVIII y es de estilo neoclásico. Su nombre procede del impuesto de “la bolla”, una etiqueta con la que la Real Fábrica de Paños certificaba el origen y la calidad de los paños y actualmente el edificio alberga la sede de la Agrupación Empresarial Textil Alcoyana.

La Ruta Industrial de Alcoy: Casa de la Bolla
La Ruta Industrial de Alcoy: Casa de la Bolla

La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguo Banco de España

Otro edificio de gran interés en lo relativo al patrimonio industrial de Alcoy es el Antiguo Banco de España. Un caso curioso, por tratarse de uno de las pocas oficinas de éste que no está ubicada en una capital de provincia y que surgió de la necesidad de tener efectivo para el pago semanal de las nóminas de la industria.

La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguo Banco de España
La Ruta Industrial de Alcoy: Antiguo Banco de España

El edificio actual no es el original, puesto que fue ocupando distintas sedes desde 1884, hasta que se estableció en dicha ubicación. De estilo neoclásico, sus grandes columnas y frontones decorados, el monumental edificio fue construido en 1927 y estuvo en funcionamiento hasta el año 1982 cuando el Banco de España lo donó al ayuntamiento para fines culturales.

La Ruta Industrial de Alcoy: Escuela Industrial

También del siglo XX es el siguiente edificio que incluimos en esta ruta industrial. En este caso, hablamos de la Escuela Industrial, de estilo neoclásico y con elementos art decó. Su construcción fue impulsada por el Ayuntamiento y la Real Fábrica de Paños, en cuyos antiguos tendederos está ubicado el edificio.

La Ruta Industrial de Alcoy: Escuela Industrial
La Ruta Industrial de Alcoy: Escuela Industrial

A lo largo de su “corta” historia ha sido también cuartel y hospital militar. En la actualidad es Escuela Superior Universitaria y ha ampliado sus instalaciones a otros edificios industriales.

La Ruta Industrial de Alcoy: Monte de Piedad

Otro edificio modernista que, en este caso, corresponde a las oficinas del Monte de Piedad de Alcoy construidas en el año 1909. Especial mención merece su escalera de acceso, decorada con vidrieras, y dos lienzos de gran formato del pintor Francisco Laporta.

La Ruta Industrial de Alcoy: Monte de Piedad
La Ruta Industrial de Alcoy: Monte de Piedad

La Ruta Industrial de Alcoy: Papeleras Reunidas

Y terminamos nuestro repaso de los principales atractivos de Alcoy en lo referente al patrimonio industrial con el mejor exponente de su industria papelera: el edificio de Papeleras Reunidas, del año 1930, en el que encontramos detalles de estilo art decó y también regionalista. En la actualidad, este edificio es sede del Centro Europeo de Empresas Innovadoras (CEEI) y del Instituto Tecnológico Textil (AITEX).


Así vivimos FETUMI 2019

Lo prometido es deuda y, tras nuestra visita a FETUMI 2019, no podíamos dejar de contaros cómo fue la experiencia, las visitas que hicimos, nuestras impresiones, la gente que conocimos y la ilusión por volver, de nuevo, el próximo año.

Jueves, día de ‘Fam Trip’

Nuestro ‘Fam Trip’ arrancaba el jueves 7 de noviembre, muy temprano, ya que teníamos por delante un intenso día de visitas a varios de los lugares más representativos del patrimonio industrial minero asturiano. Así, como no podía ser de otra manera, nuestra ruta comenzaba en Pozo Sotón, un lugar verdaderamente impresionante y que no podéis dejar de visitar si vivís o vais a viajar por esta zona del norte de España.

Pozo Sotón, referente del patrimonio minero asturiano
Pozo Sotón, referente del patrimonio minero asturiano

No teníamos tiempo de ver toda la mina, así que nos habían preparado una versión “reducida” con algunos de los platos fuertes de la misma. Uno de ellos era la bajada de La Jota, un angosto acceso de la planta octava a la novena de la mina. También pudimos picar carbón, aunque nos quedamos con las ganas de presenciar una detonación en directo, como las que sí pueden presenciar quienes realizan la visita completa a Pozo Sotón. Nos encantó el hecho de que son los propios mineros quienes te acompañan en el recorrido, además de contar con innumerables medidas de seguridad.

Ya en el exterior, se nos unieron más compañeros que también tomarían parte en el resto de este maravilloso ‘fam trip’ y todos juntos visitamos la casa de aseos de los mineros. En ella, actualmente, encontramos un pequeño museo en el que podemos ver la sala especial para las mujeres, tan importantes en el sector minero; el sistema de péndulos para secar la ropa ¡e incluso asistir a una visita teatralizada con “Carmina” y su acento típicamente asturiano.

En realidad, como os contábamos, éstas son solo algunas de las múltiples posibilidades turísticas y experienciales que podemos vivir en Pozo Sotón, ya que cuentan incluso con un escape room.

Desde Pozo Sotón, y con muchas ganas de volver, nos dirigimos a otro lugar emblemático y de obligada visita para cualquier turista industrial que visite Asturias: el Museu Mina Arnau. Y es que no solo es la explotación de carbón mineral más antigua de la Península Ibérica y el pozo vertical más antiguo de Asturias, sino también la única mina submarina de toda Europa.

Museo Mina Arnau, una mina bajo el mar
Museo Mina Arnau, una mina bajo el mar

Allí, tras reponer fuerzas con un buen catering, pudimos visitar el museo que se extiende por la parte de la mina que aún es visitable. Hay que tener en cuenta que, al estar bajo el mar, parte de la mina está inundada.

El lugar, no obstante, está lleno de historia, que se extiende más allá de las propias instalaciones de la mina y el museo. Fueron los belgas quienes montaron esta mina, la primera de la Península Ibérica, y dado que el carbón que de ella se extraía no era de alto poder calorífico, terminó usándose para abastecer a la fábrica de zinc que se abrió en las proximidades. En torno a la fábrica y al museo, terminó creándose un poblado en el que vivían los trabajadores y que llegó a convertirse en una importante entidad social en torno a la mina.

Solo nos quedaba un lugar por visitar antes de terminar el día. En este caso, se trataba del Ecomuseo Valle de Samuño, en el que la experiencia minera se completa con la ferroviaria. El tren del ecomuseo nos llevó a recorrer los exteriores pero también el interior de la mina y después, tuvimos ocasión de conocer otro de los conjuntos mineros más bellos de Asturias, declarado Bien de Interés Cultural: el Pozo San Luis.

Fachada exterior del Pozo de San Luis
Fachada exterior del Pozo de San Luis, en el Ecomuseo Valle de Samuño

Allí pudimos ver la maquinaria con la que se extraía el humo, así como la que tiraba de las jaulas del castillete del pozo que se utilizaban tanto para transportar trabajadores como el propio material. También pudimos visitar la casa de aseos y las antiguas oficinas, que aún se conservan en perfecto estado.

Viernes, día de feria (pero también de turismo)

Y así llegamos a la jornada del viernes, en la que la feria FETUMI 2019 abría sus puertas al público. Una impecable organización y un escaparate perfecto para el patrimonio industrial de Asturias y, más concretamente, para el patrimonio minero.

Mesa de Industrial Travel, en Fetumi Negocios
Mesa de Industrial Travel, en Fetumi Negocios

Por nuestra parte, fue maravilloso poder tomar parte en FETUMI Negocios, hablar con empresas del sector, con turoperadores, con asociaciones, con instituciones públicas. Nos encantó ver que el turismo industrial está en plena forma y que son tantas las iniciativas y los proyectos que quieren potenciarlo y darlo a conocer.

De entre todos ellos, y aunque la lista es tan larga que es imposible enumeraros a todos, nos encantaría destacar las buenas sinergias surgidas con Jordi Gurri i Fitó, Market Manager de España y Andorra de Hotusa.

Además, entre charlas y reuniones, también tuvimos ocasión de visitar el Museo de la Minería de El Entrego (MUMI – Museo de la Minería y de la Industria de Asturias), que cuenta con unas instalaciones realmente impresionantes y en el que pudimos ver, entre otras muchas cosas, ¡los quirófanos de la antigua enfermería!

Museo de la Minería y la Industria de Asturias (MUMI)
Museo de la Minería y la Industria de Asturias (MUMI)

En resumen, fueron dos días llenos de experiencias, de buenas charlas, de nuevos amigos, de patrimonio industrial, de visitas que merece la pena hacer y de experiencias de primer nivel.

¡Estamos en contacto y nos vemos en la próxima!


FETUMI 2019, a punto de arrancar

La Feria de Turismo Industrial y Minero está a punto de abrir de nuevo sus puertas. FETUMI 2019, la que será la cuarta edición de la que ya es la principal feria dedicada exclusivamente a este tipo de turismo en nuestro país, tendrá lugar los días 7 y 8 de noviembre de 2019.

La anterior edición, que tuvo lugar en el mes de junio de 2018, recibió más de 5.200 visitantes y el objetivo de este año, por tanto, es seguir dando pasos adelante para convertirse en una feria de referencia para todo el turismo industrial español.

Stand de Pozo Sotón en FETUMI 2018
Stand de Pozo Sotón en FETUMI 2018

Para ello, los organizadores de FETUMI han preparado un ambicioso y completo programa de actividades que arrancará el jueves 7 de noviembre con un ‘Fam Trip’ o excursión de familiarización en el que turoperadores, agencias y prensa especializada tendrán ocasión de visitar algunas de las instalaciones de turismo minero e industrial más representativas de Asturias: Pozo Sotón, Museo Mina de Arnao, Museo Minería de El Entrego y Ecomuseo Valle de Samuño.

Al día siguiente, viernes 8 de noviembre, tendrá lugar la jornada de ‘workshop’ propiamente dicho. Si bien el acto de inauguración se celebrará a las 11.30 horas, la amplia programación de FETUMI 2019 comenzará a las 10 de la mañana con una mesa redonda titulada “Patrimonio industrial como recurso turístico”. A la misma hora, abrirá sus puertas FETUMI Negocios, un espacio abierto a la conversación y a los encuentros B2B.

Casi dos horas después, a las 11.45 horas, llegará la visita del equipo español de maratón con la presencia de Abel Antón, Fabián Roncero, Martín Fiz, Alberto Juzdado y José Manuel García. La jornada se cerrará con otra mesa redonda, a las 19 horas, titulada “El turismo de experiencias más profundo”.

El Trail Correminas de FETUMI 2018 fue todo un éxito
El Trail Correminas de FETUMI 2018 fue todo un éxito

En todo caso, durante todo el día, además del espacio FETUMI Negocios, podremos disfrutar de presentaciones de los diferentes expositores de turismo industrial que tomarán parte en la feria. Así podremos escuchar breves presentaciones de SADIM, Minas de Arditurri, Museo del Oro de Asturias, Museo de la Energía de Ponferrada, Fundación Museo de la Minería El País Vasco, Cuevas del Soplao, Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León y el Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán, por la mañana.

En la sesión de tarde llegará el turno del Museo del Reloj de Asturias, el Museo Etnográfico y Parque Histórico de Navia, el Ayuntamiento de Degaña, el Ayuntamiento de Langreo, Cuevas Andina, Mancomunidad del Valle del Nalón, Ayuntamiento de Castrillón, Industriada Silesia y el Museo de los Molinos de Mazonovo.

Nosotros no nos lo vamos a perder, ¿y tú, vas a ir a FETUMI 2019? ¡Escríbenos y concierta una cita con el equipo de Industrial Travel!


Nueve rutas de patrimonio industrial en la provincia de Almería

La provincia de Almería cuenta con un rico patrimonio industrial sustentado, sobre todo, en las industrias del plomo, el hierro y la uva, pero que se extiende también a otros ámbitos. Para conocerlo mejor, os invitamos a recorrer alguna de estas nueve rutas de patrimonio industrial en la provincia de Almería que hoy os proponemos.

Patrimonio industrial en torno al ferrocarril en Almería

En la provincia de Almería encontramos muchos y buenos ejemplos de patrimonio industrial ferroviario. Por ejemplo, la estación de Almería, construida en hierro y cristal, diseñada por el arquitecto L. Farge, perteneciente a la escuela de Gustave Eiffel, y considerada una de las más bellas de todo el país.

Estación de Almería. Foto: Oficinal Municipal de Turismo de Almería
Estación de Almería. Foto: Oficinal Municipal de Turismo de Almería

Si, desde la estación, seguimos paseando en dirección este, llegaremos al Cargadero Alquife o Cargadero de los Ingleses (denominado popularmente como Cable Inglés), surgido –al igual que el toda la línea ferroviaria entre Almería y Guadix- de la necesidad del transporte del mineral extraído de minas como las de Alquife (Granada) y las de las sierras de Alhamilla, Gádor o Filabres.

Otras construcciones que merece la pena visitar en las inmediaciones son la explanada de las Almadrabillas, el Puerto de Almería, la Escalinata de la Reina Isabel II, el Museo de la Uva del Barco en Terque o el Mercado Central de Almería.

Patrimonio industrial en torno a la harina, el azúcar y las conservas: Adra Milenaria

La población almeriense de Adra nos ofrece una amplísima variedad de patrimonio industrial, testigo de su milenaria historia. Allí podremos descubrir su Centro de Interpretación de la Pesca, el Molino del Pago del Lugar, la chimenea de la conservera Isabela, Santa Isabel o JOVA –cuya maquinaria también se ha recuperado recientemente-, el Ingenio del Azúcar de la Antigua Azucarera de Adra, originalmente Azucarera Libre de Adra, o la única bodega de brandy almeriense.

Frente al puerto pesquero, encontraremos también la Torre de los Perdigones, uno de los restos que se conservan de la Fundición de San Andrés. Al norte de esta torre, encontramos otra, la Torre de los Humos.

Patrimonio industrial en torno al agua y al ferrocarril, en Santa Fe de Mondújar

Una población de visita obligada para cualquier amante del patrimonio industrial es Santa Fe de Mondújar. Allí podremos visitar el yacimiento arqueológico de Los Millares, el Mirador del Agua, sus dos puentes y, sobre todo, la trama férrea elevada sobre ocho pilares que lleva al túnel ferroviario, y la propia línea ferroviaria.

También cabe destacar la chimenea que encontramos en las inmediaciones del Mirador del Agua, así como una de las rampas ferroviarias más importantes de toda la red ferroviaria española, en el tramo Santa Fe de Mondújar-Gérgal, el primero de toda España por vía ancha electrificado.

Paisajes mineros y uva del barco, patrimonio industrial en la Alpujarra almeriense

El área de la Sierra de Gádor cuenta con una gran tradición minera. Ya en el siglo XVIII la Alpujarra almeriense era atravesada por un camino carretero que daba salida al mineral de esta zona en dirección al puerto de Almería. El itinerario está señalizado desde Alcolea a Alhama de Almería e incluye puntos de interés como las antiguas fundiciones reales de la población de Presidio, el Puente de Alhama, poblaciones de gran tradición minera como Berja, Beires o Fondón; el parque periurbano de Castala y la Fundición del Peñón a Castala, el Sendero de las Minas en Berja (PR-A 336), las minas de mercurio del Azogue, las minas de plomo de Julio César, Esperanza, la Memoria, Benito y Café con Leche; el Sendero de la Hidroeléctrica en Laujar de Andarax, el centro de interpretación abierto de Beires sobre las minas de hierro, el castillete minero de la Mina Granaina, los restos de la Mina Patrocinio y su chimenea visible desde las Alpujarras.

En cuanto a la uva de barco, otra industria tan importante como la minera en esta zona de Almería, destacaremos el Museo de la Uva de Barco en la población de Terque, si bien encontramos elementos de interés en toda la comarca del Medio Andarax y, especialmente, en la localidad de Ohanes.

Paisajes mineros y etnografía en el Levante almeriense

También en el Levante almeriense encontramos una presencia importante de la minería y abundante patrimonio industrial relacionado con ella. En la Sierra Almagrera, hubo en la segunda mitad del siglo XIX una verdadera “fiebre del oro”, sobre todo en el entorno de los barrancos El Francés y El Jaroso. Otros puntos de interés en lo que a patrimonio industrial minero respecta son: Cuevas de Almanzora, el Mirador del Pozo Alianza, el poblado minero de Arteal, el Centro de Transformación Eléctrico que servía al desagüe de Arteal, la Mina “Quien tal pensara” o Mina Rica, en El Pilar de Jaravía o la Ruta de la Minería (SL-A77), en Bédar, que incluye diversos hitos mineros como cargaderos, minas y restos de cables aéreos.

Otros puntos de interés son las minas de oro de Rodalquilar, la Torre de Alumbres de Playazo, el embarcadero de Aguamarga, las Minas de Lucainena de las Torres, la Presa de Isabel II en Níjar, el Centro de Interpretación del Agua, también en Níjar; así como los diversos molinos que encontramos en esta zona, entre los que destaca el Molino de Fernán Pérez.

Lucainena de las Torres: vía verde y embarcadero natural de Aguamarga

Muy relacionada con la ruta anterior, podemos destacar esta, de reducidas dimensiones, que se centra en el municipio de Lucainena de las Torres. La población fue centro de la minería del hierro desde finales del siglo XIX y aquí encontraremos, por tanto, diversas infraestructuras en torno a la minería y el transporte ferroviario. Destacaremos los hornos de calcinación y un paisaje minero perfectamente disfrutable gracias a la adecuación de la Vía Verde.

La ruta se completa con una visita al embarcadero de Aguamarca, ya en el término municipal de Níjar, y por el que pasan también varias rutas de senderismo.

Cultura del agua en el Alporchón de Vélez Blanco

Si bien son varias las rutas de interés que pasan por el Alporchón de Vélez Blanco, en lo referente a turismo industrial, destacaremos entre ellas la llamada “Ruta del Agua”, en la que el Alporchón ejerce de nodo. Se trata de un elemento de patrimonio etnográfico del que se tiene constancia desde el siglo XVI que hoy en día es también un sistema de administración comunal vivo. A partir de él, podremos conocer mejor la cultura del agua de Vélez Blanco, así como el sistema de riego del municipio y el patrimonio, material e inmaterial, ligado a la cultura.

Conjunto minero – Vía verde del Hierro, en Las Menas de Serón

Quizá uno de los elementos de patrimonio industrial, y más concretamente de patrimonio minero, más conocidos de esta provincia andaluza. Se trata del conjunto minero con más elementos de la provincia, cuyo valor paisajístico proviene de la umbría de la Sierra de los Filabres. Entre las instalaciones a destacar, encontramos un puente de hierro, una tolva, un cargadero de mineral, cable aéreo, un túnel, una vía de ferrocarril, varios talleres, una oficina y una central eléctrica.

Foto antigua del poblado minero Las Menas de Serón. Foto: Serón Experiencias
Foto antigua del poblado minero Las Menas de Serón. Foto: Serón Experiencias

El poblado minero de Las Menas de Serón fue construido en el año 1918 y, como curiosidad, dividía urbanísticamente a los obreros solteros y los casados. Fue la necesidad de dar salida al mineral lo que motivó la construcción e la vía férrea principal, aunque el ramal Guadix – Almendricos dejó de operar en el año 1984 y hoy se ha convertido en espacio de ocio y turismo activo, la conocida como Vía Verde del Hierro.

Las salinas de Cerrillos

Si bien la explotación de las salinas de Roquetas de Mar es anterior a la época industrial, éstas fueron también muy importantes en la Posguerra. Aquí encontramos además de las Salinas de Cerrillos, las Salinas Viejas –ambas conformando el Espacio Natural de las Salinas-y, además, hasta la década de los 50 a levante, se encontraban también las Salinas de San Rafael.

En lo relativo al patrimonio industrial, destaca la maquinaria de las Salinas de Cerrillos y el Canal de las Conchas. La excursión combina elementos históricos (Torre de Cerrillos), naturales e industriales, que se completan con el faro Sabinal al fondo.


Rutas de turismo industrial en Europa

Ya os hemos contado en otras ocasiones que el turismo industrial es una tendencia en boga en Europa y que, a diferencia de España, en otros países europeos sí existe un alto conocimiento de este tipo de turismo.

Como ejemplos de ello, hoy queremos hacer un repaso por algunas rutas de turismo industrial en Europa. Rutas que ponen en valor el patrimonio industrial de una zona o un país determinado, en torno a una determinada actividad o sector o, de forma más amplia, abarcando la economía tradicional de una zona geográfica determinada. Por supuesto, son solo algunos ejemplos de la gran variedad de rutas de turismo industrial que podemos encontrar en el continente europeo.

Styrian Iron Trail (Austria)

La primera de las rutas de turismo industrial en Europa que os proponemos nos lleva hasta Austria, en torno a la mina de Erzberg, ubicada en la ciudad de Eisenerz. Una zona de gran tradición en la industria del hierro, cuyos orígenes datan del siglo XI, y una mina que actualmente es la mina de mineral de hierro a cielo abierto más grande de Europa central con los mayores depósitos de siderita del mundo.

La ruta fue desarrollada a nivel turístico en el año 1986 y ofrece una travesía de 100 kilómetros a través del pasado y el presente de la minería y la fundición. En ella, se incluyen además de la mina y otros puntos de interés, 13 museos en los que podremos ampliar nuestros conocimientos no solo del sector sino también de la economía de esta región y su evolución a lo largo de los años.

Industrial Valleys (Alemania)

Alemania cuenta con un montón de rutas de turismo industrial diferentes, ya que es uno de los países en los que este tipo de turismo está más desarrollado. De entre ellas, nosotros hemos seleccionado una como muestra, la conocida como ruta de los “valles industriales”. Con ella recorreremos diversas zonas de Alemania como Bergisches Land, Märkisches Sauerland y Siegerland.

Por ejemplo, podremos conocer las laderas de pizarra de Renania, una de las regiones industriales más antiguas del país germano. O el valle del Wupper, uno de los pioneros en el blanqueo del hilo. O Siegerland, una zona que atesora uno de los más ricos depósitos de oro de Alemania.

En total, la ruta conecta 20 atractivos monumentos de turismo industrial en la región, que constituyen importantes ejemplos del patrimonio industrial de la misma. Esto incluye museos, molinos, fábricas e instalaciones de transporte. El punto de inicio de la ruta es el Hendrichs Drop Forge Museum, en la localidad de Solingen, uno de las siete instalaciones pertenecientes al Rhineland Industrial Museum.

Silesia (Polonia)

Quien más y quien menos habrá oído hablar de la región polaca de Silesia, ¿verdad? Se trata de la mayor concentración de edificios industriales históricos en Polonia, cuya autenticidad y originalidad dota a esta región de una importante identidad cultural. Se trata, además, de una región que se transformó profundamente con el desarrollo industrial vivido en el siglo XVIII y en la que la minería ha desempeñado un papel fundamental desde sus orígenes.

La ruta en sí fue creada en el año 2006 y comprende más de 30 monumentos conectados con la tradición minera y metalúrgica, con el ferrocarril y las comunicaciones, con la producción de agua y energía, así como con la industria alimentaria. Entre ellos, encontramos museos, fábricas, asentamientos obreros, instalaciones públicas e, incluso, verdaderos complejos patrimoniales. Todos ellos cuentan, además, con cartelería en tres idiomas que incluye su descripción y algunos datos útiles para los turistas.

Sur de Gales (Reino Unido)

Durante los años de la Revolución Industrial, Gales desempeñó un papel muy importante en la producción de hierro y acero, hojalata y carbón. De hecho, a mediados del siglo XIX, el Sur de Gales era el mayor productor de hierro en todo el Reino Unido y, a finales de ese siglo, Cardiff fue el mayor productor de carbón en todo el mundo.

Esta ruta permitirá al visitante imaginarse fácilmente los turbulentos años iniciales de la Revolución Industrial, mientras visita algunos de los lugares más emblemáticos del patrimonio industrial que forman parte de esta ruta del Sur de Gales.


Beitu Albergue de Beire, una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

Las experiencias de turismo industrial van más allá de las visitas a fábricas, a museos o talleres de artesanía. El turismo industrial también puede ser práctico y formativo. Y divertido. Una buena muestra de ello son las actividades y talleres para niños que organiza Beitu Albergue de Beire.

Vista exterior de Beitu Albergue de Beire
Vista exterior de Beitu Albergue de Beire

Ubicado en la zona central de Navarra, rica en gastronomía, historia, naturaleza y con una gran tradición en la industria alimentaria, la oferta de turismo industrial del albergue de Beitu se centra, precisamente, en estos aspectos del patrimonio industrial de la zona. El objetivo es que los niños conozcan los productos agroalimentarios de primera mano, así como su proceso de elaboración y un poco de su historia.

Así, entre los múltiples talleres que Beitu Albergue de Beire ofrece, orientados al público infantil, encontramos algunos tan interesantes como “Panaderos por un día”, “Huerta” o “Semilleros”. Todos ellos, muestras claras de que existe una forma divertida de aprender sobre turismo industrial.

Panaderos por un día, una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

La primera de las actividades en la que los más pequeños de la casa podrán participar en el albergue de Beitu es la de “Panaderos por un día”. Como su propio nombre indica, este taller de turismo industrial se centra en el oficio artesanal del panadero, pero intenta ir un poco más allá a la hora de enseñar y concienciar a los niños sobre la importancia de este producto. Y es que el pan ha sido, desde hace miles de años, la base de la alimentación de nuestra civilización.

"Panaderos por un día"; una forma divertida de aprender sobre turismo industrial
«Panaderos por un día»; una forma divertida de aprender sobre turismo industrial

La actividad “Panaderos por un día” se lleva a cabo en grupos de ocho a diez niños. Antes de comenzar la parte práctica del taller, se ofrece una charla sobre los beneficios del pan y los objetivos de la propia actividad. Se trata de motivarles para dar lo mejor de sí mismos y hacer el mejor pan posible, ya que ellos mismos serán quienes lo degusten posteriormente.

¿En qué consiste el taller? Muy fácil. Los niños tendrán que amasar el pan en grupo y, una vez reposado, la masa grupal se dividirá en tantos trozos como integrantes tenga ese grupo. De esa forma, cada uno de ellos podrá darle a su pan la forma que desee, siempre y cuando no sea demasiado fina y amasándola bien para que resulte esponjosa. Después, las bandejas con los diferentes panes se llevarán al horno y, tras el periodo de cocción, ¡tendrán su propio pan listo para comer!

Actividades de turismo industrial en torno a la agricultura

Las otras dos actividades que mencionábamos entre la extensa oferta de Beitu Albergue de Beire están relacionadas con la agricultura y el trabajo en la huerta. La primera de ellas, de hecho, recibe precisamente ese nombre: “Huerta” y su lema reza “¡Coge la azada y empecemos la jornada!”.

En este caso, por tanto, los niños aprenderán otro oficio tradicional: el del agricultor, cada vez más desconocido en la sociedad actual en la que los niños no conocen el origen de los alimentos ni la forma en que habitualmente se presentan en la naturaleza.

La huerta, escenario de varias actividades divertidas para aprender turismo industrial
La huerta, escenario de varias actividades divertidas para aprender turismo industrial

Así, gracias a esta actividad, los niños podrán acercarse al mundo rural y aprenderán cómo funciona el proceso de recolección de las plantas, así como su proceso de mantenimiento. Y lo harán de una forma muy sencilla y comprensible: utilizando una botella de plástico que llenarán con turba y en la que plantarán una lechuga que, posteriormente, deberán regar y cuidar. ¡No nos digáis que no es una forma divertida de aprender sobre turismo industrial!

Finalmente, la actividad “Semilleros” se realiza en varios grupos. Cada grupo tomará un semillero, varias semillas y turba. Con esta última se rellenarán los alrededor de 200 agujeros del semillero y plantarán, en cada uno de ellos, una semilla, que se cubrirá posteriormente con turba y se regará. Cada semillero incluirá su fecha de realización y se irá cuidando por diversos grupos hasta que surja la planta correspondiente.

¿Buscáis actividades interesantes, educativas y divertidas para vuestros hijos? ¿O para la escuela? ¡En Beitu Albergue de Beire estarán encantados de recibiros!


Dos proyectos de turismo industrial españoles, finalistas de las European Heritage Stories

El turismo industrial español está de enhorabuena. Y es que, de entre los diez finalistas de las 2019 European Heritage Stories, hay dos proyectos de turismo industrial españoles. Un hecho que demuestra no solo la gran riqueza patrimonial de España, sino también la creatividad y lo interesante de sus propuestas de turismo industrial.

Este año, en la segunda edición de la iniciativa “Call for European Heritage Stories”, han participado un total de 80 proyectos de toda Europa. De entre todos ellos, diez han sido los elegidos que recibirán una beca de 10.000€ con el objetivo de “apoyar un desarrollo más profundo y originar un cambio positivo en sus comunidades”.

El proyecto de las European Heritage Stories surgió en abril de 2018 con el objetivo de invitar a los individuos y a los grupos patrimoniales de las comunidades en torno a las European Heritage Stories a contar historias sobre patrimonio local. Entre los más de 160 proyectos que, en la actualidad, pueden encontrarse en su página web, encontramos desde excavaciones arqueológicas hasta exposiciones para preservar edificios históricos, así como comunidades participativas que presentan una gran variedad de ideas para ayudar a conservar y compartir los tesoros culturales europeos.

De entre todos ellos, estos han sido los diez finalistas de la edición 2019 de las European Heritage Stories, que han resultado merecedores de las becas de este año y participarán en una ceremonia especial en el mes de octubre durante la asamblea anual de los European Heritage Days en Estrasburgo presentando sus proyectos:

1.- Mosaicos de Nolla – Un Patrimonio que Conservar (España)

El primero de los dos proyectos españoles premiados nos lleva hasta la provincia de Valencia, hasta la Fábrica de Mosaicos de Nolla. Sus cerámicas, producidas en los años 60 del siglo XIX, han decorado paredes y fachadas de edificios de todo el mundo. Ahora, una historia en torno a la artesanos del mosaico constituye la base del proyecto “Nolla’s Mosaics – A Heritage to Preserve”, organizada por el Centro de Investigación y Difusión de la Cerámica de Nolla, con el objetivo de preservar esta tradición a lo largo y ancho de Europa.

Nolla's Mosaics - A Heritage to Preserve (Spain)
Nolla’s Mosaics – A Heritage to Preserve (Spain)

2.- El Día del Arte Rupestre Europeo: Celebrando el primer Día del Arte Europeo (España)

El segundo de los proyectos de turismo industrial españoles premiados por las European Heritage Stories viene de la mano de la Asociación Europea Caminos de Arte Rupestre Prehistórico. Su propuesta es la celebración de un evento especial como añadido a las actividades de los European Heritage Days en España y que complementa el tema de este año “Artes y Entretenimiento”.

Cartel del
Cartel del «European Rock Art Day», finalista de las 2019 European Heritage Stories

El día marcado para la celebración es el 9 de octubre de 2019 en torno a la ruta cultural de los Caminos del Arte Rupestre Prehistórico. ¿El objetivo? Extender el conocimiento de una de las formas de arte europeas más antiguas, a través de un completo programa de exposiciones, talleres para niños, publicaciones online e impresas, así como conferencias.

3.- Respirando vida en el Jokiniemi y el Stenkulla Rock (Finlandia)

El Stenkulla Rock es el documento tangible más antiguo en torno al desarrollo social, cultural y natural del distrito de Jokiniemi en Vantaa (Finlandia). Este parque arqueológico abrió sus puertas en el año 2017 e incluye un amplio número de historias y testimonios de colonos internacionales. El proyecto propone la publicación de un libro.

4.- “Gente del mar”: memorias pasadas para futuros sostenibles (Italia)

El cuarto de los proyectos de turismo industrial finalistas de las 2019 European Heritage Stories viene de Italia. Se trata de una historia muy reseñable que ofrece, además, una nueva y original perspectiva en torno al patrimonio de la industria pesquera en el centro de Italia. “Sea People: Past Memories for Sustainable Futures” da voz a los pescadores, a aquellos cuyas vidas y trabajo se han visto afectados por la introducción de los barcos a motor.

En este caso, el objetivo del proyecto es incrementar la consciencia en torno a los problemas de sostenibilidad que atraviesan todos los países europeos.

5.- Pirateo patrimonial (Eslovenia)

La asociación Idrija 2020 tiene como misión revivir la historia de la ciudad minera de Idrija, en Eslovenia. Se trata de un sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO que ha inspirado la creación de un Laboratorio de Patrimonio (HeritageLab) para que los jóvenes creativos puedan elaborar sus propios productos y servicios inspirados en este patrimonio industrial.

6.- El papel de Brunssum escondiendo niños judíos durante la II Guerra Mundial (Holanda)

El equipo del Heemkundevereniging Brunssum ha desarrollado un proyecto en torno a las historias y experiencias de Brunssum en la Segunda Guerra Mundial. La beca será destinada a revelar las historias en torno a este tema, a través de visitas autoguiadas tanto para peatones como para ciclistas.

7.- Memorias de tu vivienda (Irlanda)

En el número 14 de Henrietta Street, en Dublín, existe un museo dedicado a investigar la vida de los edificios de los siglos XIX y XX. El proyecto recolectará las historias de vida en torno a estos edificios de viviendas.

8.- El renacimiento de Stone Village (Serbia)

El proyecto de la Fundación Arquitecto Aleksandar Radovic se centra en restaurar, proteger y compartir el patrimonio tangible e intangible de Stone Village (literalmente, “aldea de piedra”), situada en Gostusa, al sudeste de Serbia. El proyecto conecta a diferentes generaciones e inspira una colaboración que cruza fronteras.

9.- Mucha gente – Muchos puntos de vista (Macedonia)

El proyecto macedonio “Many people – Many views” trabaja con pacientes del hospital psiquiátrico Demir Hisar para promover la diversidad y la inclusión de distintos grupos sociales. Una exposición y varios talleres ofrecerán una perspectiva alternativa sobre el impacto de distintas culturas en el paisaje cultural local a lo largo de la historia.

10.- La belleza de Montenegro en tus huellas dactilares (Montenegro)

El último de los diez proyectos finalistas de las 2019 European Heritage Stories está inspirado por los tesoros naturales y culturales de Montenegro. Partiendo de ellos, la Biblioteca Estatal de Montenegro ha desarrollado un proyecto orientado a los disminuidos, especialmente pero no exclusivamente visuales. En definitiva, se trata de mejorar la inclusividad de este patrimonio que conecta distintas zonas de Europa.


La provincia de Cádiz, un paraíso del turismo industrial

Si te gusta el turismo industrial, la provincia de Cádiz es un verdadero paraíso para practicar este tipo de turismo. No es de extrañar ya que esta zona de Andalucía es muy rica, no solo en paisajes, sino también en historia y tradición. Es una zona muy completa y compleja, prácticamente única en la conjunción de sus recursos turísticos.

Conocida habitualmente como destino de sol y playa, lo cierto es que la provincia de Cádiz es mucho más. Cuenta con una gran variedad de espacios naturales, entre los que se incluyen seis parques naturales, así como con una amplia oferta de turismo cultural y gastronómico, y todo un abanico de industrias, muchas de las cuales ofrecen experiencias de turismo industrial.

Por ejemplo, es imposible hablar de la provincia de Cádiz y su magnífica oferta de turismo industrial sin hablar de su ruta del vino y de los vinos de Jérez, que suman 3.000 años de historia y que han sido un importante elemento en el desarrollo económico de esta provincia andaluza.

Como tampoco podemos dejar de hablar de la crianza de caballos y de las ganaderías, otros dos puntales económicos de la provincia de Cádiz.

¿Qué otras industrias importantes podemos encontrar en la provincia de Cádiz que harán las delicias de los viajeros industriales? Por ejemplo, el antiguo arte de las almadrabas y todas las industrias relacionadas con el atún rojo, entre las que se incluyen también el Museo del Atún o el Centro de Interpretación del Atún de Almadraba, así como las conserveras.

O las salinas, las almazaras, las queserías artesanales, los molinos de harina tradicionales, los artesanos de cerámica, marroquinería, cerería o textil; la industria naval y aeroespacial, la petroquímica y la logística, sin olvidar tampoco las energías renovables, la litografía, las empresas de dulces y helados artesanos, las dedicadas al jamón, a la miel o a las muñecas, entre otras muchas.

Si te gusta vivir nuevas experiencias y conocer mejor la historia y la tradición de los lugares a los que viajas, no lo dudes, la provincia de Cádiz es todo un paraíso para los amantes del turismo industrial.


El Plan de Patrimonio Industrial: orígenes y primeras actuaciones

Si bien hoy en día el patrimonio industrial está perfectamente reconocido y cuenta con sus propias figuras de protección en nuestro país, no siempre fue así. El inicio de la regulación legal del patrimonio industrial puede situarse en un documento, el Plan de Patrimonio Industrial, cuya redacción definitiva fue aprobada en 2001 y hoy en día sigue vigente.

En todo caso, el verdadero inicio de la regulación legal del patrimonio industrial español arranca un par de años antes, en 1999, con la campaña “Europa, un patrimonio común” del Consejo de Europa. El objetivo de dicha campaña era sensibilizar sobre el patrimonio industrial y, a partir de ella, se toman varias medidas que en España terminarán por conducir a la elaboración del Plan de Patrimonio Industrial.

El primer texto que se redacta en nuestro país es un documento breve. Enseguida se detecta la necesidad de realizar un somero diagnóstico sobre la situación del patrimonio industrial nacional así como sus especiales características y necesidades en lo relativo a conservación y restauración.

Con la experiencia positiva del Plan de Catedrales y el apoyo legal de la Ley 16/85 de Patrimonio Histórico, la necesidad de un Plan nacional de patrimonio industrial queda patente desde el primer momento. El primer obstáculo para convertirlo en realidad será definir y enmarcar cronológicamente el patrimonio industrial.

Así las cosas, la primera definición de patrimonio industrial es, curiosamente, una definición de lo que no es patrimonio industrial. Todo esto en un momento histórico en el que en muchas comunidades autónomas solo tienen protección legal aquellos elementos relacionados con la ciencia o la técnica, y bienes industriales de gran antigüedad (preindustriales o protoindustriales, con más valor etnográfico que industrial).

En este contexto surgirá la primera definición verdadera de patrimonio industrial: “es el resultado de una determinada relación social, la capitalista, y con un concreto sistema tecnológico, la mecanización”. Así, el patrimonio industrial queda enmarcado entre mediados del siglo XVIII y la década de los 60 del siglo XX. Una definición más aproximada que, sin embargo, deja fuera algunos elementos de patrimonio industrial como el molino de marea.

Nacimiento del Plan de Patrimonio Industrial

Y así es como, en el año 2000, se presenta el documento base del plan en la sesión del Consejo de Patrimonio que tuvo lugar en Toledo en el mes de diciembre. Allí se forma la Comisión delegada que se encargará, de aquí en adelante, de estudiar la viabilidad del plan; y se designarán los representantes de las seis comunidades autónomas que representarán al resto así como los técnicos y expertos en la materia elegidos por el Instituto de Patrimonio Histórico Español (ahora Instituto del Patrimonio Cultural de España).

La primera reunión de la Comisión tuvo lugar en febrero de 2001 y, en ella, además de quedar constituida oficialmente, se comenzó a discutir el documento base del Plan de Patrimonio Industrial. Así, se habló sobre criterios de identificación, selección y e intervención en bienes industriales, de la clasificación de estos por sectores y de los contenidos de sus planes directores. Otros puntos de interés de esta reunión son la necesidad de un inventario general, de una página web y de crear intervenciones piloto.

La segunda reunión de la Comisión llegaría en el mes de abril de 2001. En ella se discutiría la versión final del documento y se aprobaría definitivamente. Dicho documento se presentaría posteriormente en la reunión del Consejo de Patrimonio Histórico que ese mismo mes tendría lugar en Úbeda y Baeza, donde se aprobaría el texto que hoy en día continúa vigente.

La tercera reunión de la Comisión sería ya el año siguiente, en el mes de marzo de 2002. En ella se incorpora un nuevo miembro en representación de Castilla La Mancha y la comisión queda ahora compuesta por siete representantes autonómicos y siete miembros de la ponencia técnica. Es en esta reunión cuando se inician los trámites de protección de los bienes industriales españoles presentados por cada una de las comunidades autónomas para su inclusión en el Plan de Patrimonio Industrial, además de constituirse la Secretaría permanente de la Comisión en el IPHE.

Dos meses después tendría lugar la cuarta reunión de la Comisión, esta vez en el IPHE, en la que se seleccionaron 49 propuestas como primeras actuaciones del Plan de Patrimonio Industrial. Este listado se considera el primer paso para la realización de un inventario completo de los bienes de patrimonio industrial españoles.

Primer listado de patrimonio industrial de España

Por comunidades, los bienes industriales que forman parte de este primer listado de patrimonio industrial de España fueron:

  • Andalucía: fábrica azucarera de Nuestra Señora del Pilar, en Motril; Minas de Río Tinto; Altos Hornos de Marbella, y la Real fábrica de hojalata de Juzcar.
  • Asturias: Pozo Santa Bárbara, en La Rabaldana; fábrica de gas y electricidad de Oviedo, y el Salto de Grandas de Salime.
  • Cantabria: Complejo siderúrgido de La Cavada; paisaje minero de Reocín, y embarcadero mineral de Dicido, en Mioño (Castro Urdiales).
  • Castilla La Mancha: Real Fábrica de metales de San Juan, en Riopar; zona minera de Puertollano, y Real fábrica de paños de Brihuega.
  • Castilla y León: conjunto de la cuenca minera de Sabero, y aserradero mecánico de Valsaín.
  • Cataluña: fábrica Miralda de Manresa; fábrica de cementos Asland del Clot del Moro; colonia Sedó de Esparraguera, y colonias industriales del Llobregat.
  • Extremadura: harinera de Plasencia; minas de Aldea Moret y bodega de Almendralejo.
  • Galicia: fábrica de conserva y factoría ballenera Massó; centrales hidroeléctricas del río Tambre; viaductos “Madrid” y “Pontevedra” del ferrocarril en Redondela, y astilleros navales del Arsenal de Ferrol.
  • Madrid: Talleres del conjunto de Nuevo Baztán; canal de Isabel II, presa del Pontón de la Oliva y central eléctrica de Torrelaguna; Real Fábrica de Tapices, y la antigua fábrica de harinas “La Esperanza” de Alcalá de Henares.
  • Murcia: Paisaje minero de La Unión y Cartajena; embarcadero mineral del Hornillo, en Águilas, y arsenal de Cartagena.
  • Navarra: El Trujal, en Cabañillas, y en estudio, las centrales eléctricas del río Irati.
  • País Vasco: Draga Jaizkibel, en Pasaia; coto minero de Irugurutzeta; Alto Horno I de los Altos Hornos de Vizcaya, en Sestao, y las Salinas de Añara.
  • La Rioja: Real Fábrica de Paños en Ezcaray, en estudio.
  • Valencia: El Molinar, en Alcoy; antigua estación del Grao, en Valencia; fábrica de la seda de Almoines, y fábrica de tabacos de Valencia.

Las comunidades autónomas de Aragón y Baleares, así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no habían presentado aún sus propuestas; mientras que las de las islas Canarias continuaban en estudio.

Finalmente, junto a estos 45 elementos de patrimonio industrial antes citados, la lista se completa con otros cuatro que ya formaban parte de las actuaciones puestas en marcha dentro del Plan de Patrimonio Industrial en el IPHE. Estos son el conjunto minero de Almadén, la fábrica de artillería de Sevilla, los poblados ferroviarios y el Canal de Castilla.


Cinco rutas de turismo industrial en Euskadi

El País Vasco cuenta con un rico patrimonio industrial que podemos aglutinar en distintas rutas. De entre ellas, hemos seleccionado estas cinco rutas de turismo industrial en Euskadi que os ayudarán a conocer mejor el pasado y el presente industrial de esta zona del Norte de España.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Montes de Hierro – Burdinmendi

La primera de las rutas que os proponemos se centra en el patrimonio minero, testigo del pasado minero de esta zona de Euskadi. Recorriendo la Vía Verde Montes de Hierro – Burdinmendi podremos conocer en primera persona la historia de una zona que contribuyó a crear el conocido como Gran Bilbao, recorrer la antigua línea de tren entre Castro y Traslaviña, aproximarnos al proceso de extracción del hierro que llegó incluso a ser descrito en las obras de Shakespeare, caminar por galerías subterráneas y llegar hasta la mismísima Ría de Bilbao. En total, 40 kilómetros de vía verde que, además, entroncan con otras vías verdes en las que seguir descubriendo la historia y la tradición de esta zona del País Vasco.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: El Latido de las Ferrerías de Legazpi

Continuando con el hierro, nuestra siguiente propuesta nos lleva precisamente al siguiente paso de su proceso industrial: las ferrerías. En el municipio guipuzcoano de Legazpi, y más concretamente en sus barrios rurales de Brinkola y Telleriarte, podremos conocer unos trabajos que llevan desarrollando desde hace más de un milenio. Desde sus inicios en Legazpi, en las ferrerías de viento de los montes (más conocidas como haizeolas), pasando por su traslado junto a los ríos con la introducción de la rueda hidráulica. Ahí llegaría la Edad de Oro del Hierro en Legazpi con un total de 15 ferrerías en torno al río Urola.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: La Cultura Industrial por Guipúzcoa

Y seguimos por la provincia de Guipúzcoa aunque, en este caso, hablamos de una ruta más amplia y no centrada únicamente en el hierro. El recorrido se compone de diez espacios museísticos que nos acercarán a distintos sectores dentro del turismo industrial: el cemento, la industria  naval, la minería, las ferrerías, las comunicaciones, la industria alimentaria, etcétera.

En concreto, la ruta nos llevará a visitar: el Museo Naval de Donostia – San Sebastián, el Museo Cemento Rezola, el Museo Gorrotxategi de confitería, el viaducto de Ormaiztegi, el Parque Cultural de Zerain, el Ecomuseo de la Sal de Leintz-Gatzana, el Museo de la Máquina-Herramienta El Goibar, el Museo Vasco del Ferrocarril, el Conjunto de la Ferrería y Molinos de Agorregi, el Valle del Hierro y el Museo del Hierro Vasco.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Ruta por El Abra

Esta cuarta ruta de turismo industrial que os proponemos en el País Vasco se centra en el entorno de la desembocadura de la Ría de Bilbao. Aquí podremos conocer mejor esta arteria en torno a la que han convivido industrias navales, siderúrgicas y del hierro.

La principal atracción turística de esta ruta es, sin ninguna duda, el Puente Colgante de Bizkaia, pero también podremos ver otros lugares no menos interesantes que aquél, como son: el Fuerte de la Galea, el Faro de la Galea, el molino de viento Aixerrota, el Puerto Viejo de Algorta, el núcleo pesquero de Getxo, la casa de Náufragos (Faro de Arriluze) o las Galerías de Arriluze, entre otros muchos.

Rutas de turismo industrial en Euskadi: Vía Verde de Arditurri

Nuestra última ruta de turismo industrial transcurre en paralelo al río Oiartzun y nos permite conocer mejor la historia y las tradiciones de esta comarca de tradición minera. Se trata, en realidad, del antiguo recorrido ferroviario que unía las minas de Arditurri y el puerto de Pasajes y que, actualmente, puede realizarse desde dos puntos de partida: Pasajes Antxo y Lezo.

A través de la ruta, podremos contemplar distintos ejemplos de arquitectura industrial: molinos, ferrerías, torres, las minas de Arditurri, el Centro Geológico de Luberri y el Txoko de la Música popular de Soinuenea, entre otros.


La Lista Europea de Patrimonio Industrial, ruta oficial del Consejo de Europa

Se anunció en mayo y se espera que la decisión sea ratificada en el mes de octubre, en Sibiu (Rumanía). La Lista Europea de Patrimonio Industrial ha sido oficialmente declarada “Ruta Cultural del Consejo de Europa”, una gran noticia para el turismo industrial que apenas tenía representación hasta el momento.

En la actualidad, el Consejo de Europa cuenta con 38 rutas culturales reconocidas. Sin embargo, de entre todas ellas, solo una representa a un tipo de turismo tan emergente como es el turismo industrial. La pionera, en este sentido, fue la Ruta del Hierro de los Pirineos, de la que os hablamos hace poco en este mismo blog.

De este modo, la Lista Europea de Patrimonio Industrial será la segunda ruta de turismo industrial que entre a formar parte de tan prestigiosa lista. En palabras, de la propia organización de ERIH, “la ruta paneuropea refleja la historia común y la identidad cultural del continente, e invita a sus visitantes a redescubrir la riqueza y diversidad patrimonial de Europa a través de una gran variedad de rutas temáticas”.

Se cubre así un importante vacío, gracias a los más de 1800 sitios de patrimonio industrial que incluye actualmente la lista ERIH y que abarca todos y cada uno de los países del continente. Entre los representantes españoles encontramos, por poner solo algunos ejemplos, lugares tan importantes como el Parque Minero de Almadén, el Parque Minero de Ríotinto, Pozo Sotón, el Museo de Cemento Rezola, el Puente de Bizkaia o el Puerto de Sagunto.


XVII edición de las Jornadas de Patrimonio Industrial Rhine-Main

La importancia del patrimonio industrial sigue patente también en verano. Este mes de agosto, desde el día 3 hasta el 11 se celebra la XVII edición de las Jornadas de Patrimonio Industrial Rhine-Main.

El evento se extenderá por un total de 53 ciudades y contará con 150 sitios anfitriones en torno a los que se articulará un completo programa que consta de casi 200 eventos. Desde parques tecnológicos hasta visitas guiadas a infraestructuras de transporte, puertos, recorridos en distintos medios de transporte y presentaciones al aire libre, entre otros.

Este año, además, la cita estará muy influenciada por el centenario de la Bauhaus. Pero, además, esta XVII edición nos permitirá poder acceder a algunos lugares de patrimonio industrial que nunca antes han abierto sus puertas al público, lo que hace la cita aún más atractiva que de costumbre.

No obstante, si no puedes acercarte durante los días de la celebración, los monumentos más importantes de esta ruta, que forma parte de la Lista Europea de Patrimonio Industrial, son visitables durante la mayor parte del año. Y no solo como ruta articulada, sino también de forma individual.


Turismo industrial en Alicante: siete ideas para aprovechar las vacaciones

Una opción perfecta para disfrutar al máximo de las vacaciones es practicar turismo industrial. Actividades y experiencias en torno a artesanos y fábricas, tanto antiguas como en funcionamiento, con las que pasar un rato divertido en familia y, al mismo tiempo, aprender. Si eres de los que buscan planes alternativos con los que complementar tus vacaciones y/o para aprovecharlas aún más, te proponemos siete experiencias de turismo industrial en Alicante y su provincia.

Turismo industrial en Alicante: turismo gastronómico

Si hablamos de turismo industrial, uno de los sectores más destacados y que más visitas mueven es el turismo gastronómico. La posibilidad de aprender más sobre los productos típicos de cada zona (y de degustarlos, claro) es una gran tentación para quienes gustan de este tipo de turismo.

No solo eso, el turismo gastronómico es una apuesta segura tanto para los niños como para los mayores, con la que seguro triunfaréis si buscáis una experiencia ideal para toda la familia. En este sentido, por supuesto, la provincia de Alicante tiene mucho que ofrecer. Por nuestra parte, os vamos a hacer dos sugerencias, aunque la lista podría llegar a ser casi infinita.

Comenzamos nuestras propuestas de turismo industrial en Alicante con un producto típico de esta zona y que, sobre todo, triunfa en las casas cada vez que llega la Navidad. Hablamos, por supuesto, del turrón de Alicante. Para conocer de primera mano su proceso de elaboración, las materias primas que se utilizan para crearlo, así como algunas curiosidades en torno a este y otros productos similares, no dejéis de visitar la fábrica de Turrones El Artesano en la localidad de Jijona.

Nuestra segunda propuesta de turismo gastronómico es también dulce, aunque en este caso no tiene que ver directamente con la Navidad. Un producto artesanal poco conocido pero que endulza muchos hogares es la miel. En Villena, a solo 60 kilómetros de la ciudad de Alicante, encontramos Miel La Piquera, una empresa familiar de apicultores profesionales. Allí podremos aprender un montón de datos curiosos sobre las abejas y su gran importancia para la vida; pero también degustar su fantástica miel, apadrinar una colmena o hacer un curso de apicultura.

Turismo industrial en Alicante: enoturismo

En realidad, el enoturismo es también una forma de turismo gastronómico, pero hemos querido separarlo por dos motivos. El primero, la gran importancia que el turismo de bodegas tiene en nuestro país. El segundo, que a diferencia de las propuestas anteriores de turismo industrial, el enoturismo se dirige a un público más adulto por lo general.

En la provincia de Alicante encontramos también un montón de opciones interesantes que harán las delicias de los enoturistas. Entre ellas, hemos seleccionado dos. Por un lado, las Bodegas Monóvar, ubicadas en la localidad del mismo nombre, y que cuentan con una amplia oferta de turismo industrial.

Así, en las Bodegas Monóvar podrás hacer una visita guiada a las instalaciones de la bodega, descubrir sus métodos de fabricación, degustar sus vinos, descubrir sus secretos y su historia; así como hacer una visita especial con “maridaje gastronómico” incluido.

Nuestra segunda propuesta de enoturismo en la provincia de Alicante es más que una bodega. Se trata del Museo del Vino Bodega Selección Esteban de la Rosa. Este museo bodega cuenta con una vinoteca y un museo del vino. En la primera se desarrolla todo un programa de catas degustación y, en el segundo, tendréis oportunidad de ver más de 47.000 botellas de vino diferentes, procedentes de más de una veintena de países y algunas de las cuales datan del siglo XVIII.

Turismo industrial en Alicante: otras propuestas para toda la familia

Más allá del turismo gastronómico en general y el enoturismo en particular, en la provincia de Alicante tenemos otras muchas propuestas de turismo industrial que harán las delicias de toda la familia. Entre ellas, de nuevo, hemos hecho nuestra pequeña selección.

Nuestra primera propuesta en este sentido es una propuesta de turismo industrial dirigida especialmente a los niños (y a quienes se sienten como tales). En la provincia de Alicante encontramos el Museo Valenciano del Juguete, concretamente en la localidad de Ibi. Aquí encontraremos una gran colección de juguetes de gran valor y interés. Además, de martes a viernes podremos realizar visitas guiadas a la colección y volver a rememorar nuestra infancia.

La segunda experiencia de turismo industrial que os proponemos gira en torno a otro de los productos típicos de la provincia de Alicante. En este caso, hablamos del calzado, una industria artesanal que podremos conocer en profundidad si visitamos la Fábrica de Calzado Salvador Artesano, la fábrica de calzado artesanal más grande de toda Europa.

Y terminamos nuestro recorrido de actividades de turismo industrial en Alicante con una propuesta más general, en la que podremos hacer un repaso por las diversas industrias y comercios de la provincia. Esta oportunidad única nos la brinda el Museo Comercial e Industrial de Alicante y provincia. Ubicado en la población de Novelda, en él podremos hacer un viaje por las nueve comarcas alicantinas, a través de su industria y de su comercio. ¡Una oportunidad que no podéis dejar pasar!